Todo sobre la aspirina


 La prescripción de dosis bajas de aspirina (75 mg) se extendió rápidamente en la decada de los 90 [1], tan rápido como los inhibidores de la bomba de protones (Figura 1). El artículo al que nos referimos también informa de la elevación de los ingresos hospitalarios por úlcera gástrica y duodenal, elevaciones del 10-30% en el grupo etario de 65-74 y el 30-40% en el grupo por encima de75. Por lo que respecta a la úlcera duodenal las consultas a los especialistas se elevaron el 25% para los hombres y mujeres en el grupo de 65-74 y el 30-50% para el grupo por encima de los 75 años. Este fenómeno no se produjo como consecuencia de la elevación de la prescripción de AINES (Figura 1), Probablemente la elevación paralela en la prescipción de inhibidores de la bomba de protones ayudó a mantener el problema bajo control.. 
 

Figura 1: Prescripciones de aspirina, AINEs e inhibidores de la bomba de protones (PPI) en el Reino Unido


NSAID: Antinflamatorios no esteroideos; PPI Inhibidor de la bomba de protones

 ¿Fueron todos los problemas gastrointestinales debidos a la aspirina?. Si cada prescripción constó de 30 tabletas ( una asunción conservadora) , y se consumió un tableta por día, entonces en 1999 se puede calcular que había otras 900.000 personas/año de más expuestas. Dada la frecuencia de uno o dos sangrados gastrointestinales por 1000 pacientes con dosis bajas de aspirina, entonces esta política de prevención puede explicar  los 1000-2000 episodios de sangrado gastrointestinal, lo que se aproxima al exceso de 1000 admisiones observado en la actualidad.

Sabemos que lo primero en no hacer daño. Este número de Bandolera revisa la sólida evidencia de lo apropiado de la política de prevención con aspirina en los pacientes de riesgo, especialmente cuando el riesgo anual de un evento coronario se encuentra por encima del 1%. Para la prevención secundaria, nada es mejor que las dosis bajas de aspirina, sin embargo esta no ha desplazado a los anticoagulantes orales en la prevención del ictus en los pacientes con fibrilación auricular no reumática.

Referencia:

  1. J Higham et al. Recent trends in admissions and mortality due to peptic ulcer in England: increasing frequency of haemorrhage among older subjects. Gut 2002; 50: 460-464.
Traducido por Santiago Mola. Neurologo. Alicante
url original http://www.jr2.ox.ac.uk/bandolier/band108/b108-1.html


artículo siguiente en este número