Aspirina y cáncer de páncreas


Estudio
Resultados
Comentario

El Viernes es el día del "susto sobre la salud en los medios" . Recientemente Bandolera fue obsequiada, encima de su muesli con poca sal y fruta, con una historia sobre que el uso de aspirina provocaba cáncer de páncreas en mujeres. Parecía algo grave. Un experimentado presentador estaba interrogando al (buen) doctor de los medios de comunicación sobre si las mujeres deberían  etener inmediatamente y de forma absoluta, el consumo de aspirina. 

Parece una cosa seria. Pero un vistazo rápido a la evidencia y una lectura del artículo [1] sugiere que quizás las cosas no sean tan negativas. En realidad todos los incrementos de riesgo se daban en mujeres que tomaron 14 tabletas de aspirina (325 mg o equivalentes) a la semana durante más de 20 años.Y además, incluso el incremento del riesgo apenas alcanzaba significación estadística.

Estudio

Era parte del Estudio de la Salud en Enfermeras (Nurses' Health Study) que incluyó en 1976 a 122,000 enfermeras y que ha continuado con el seguimiento hasta ahora .La información sobre la utilización de aspirina fue recogida añ inicio y de forma regular posteriormente, así como la información sobre otros factores de riesgo. El cáncer de páncreas y los fallecimientos fueron incluidos en los cuestionarios bianuales y confirmados por revisión de los registros médicos. 

Se excluyeron las enfermeras que no respondieron el cuestionario inicial, las que no proporcionaron información sobre el uso de aspirina, o aquellas con una historia previa de cáncer. Hay muchos detalles en lo que fue un incuestionable buen estudio. 

Resultados

La información fue válida para 88,378 mujeres, que informaron de 161 casos de cáncer de páncreas durante los 18 años del estudio. En mujeres que no utilizaban de forma habitual aspirina se presentaron 96 casos, con una tasa cruda de 10 casos de cáncer de páncreas por 100,000 mujeres año. En las mujeres que usaron aspirina de forma habitual (mas de dos pastillas de 325 mg de aspirina a la semana) se dieron 65 casos,13 por 100,000 mujeres año, un incremento no significativo 

El consumo habitual de aspirina durante largos períodos de tiempo fue asociado con tasas más elevadas de cáncer de páncreas, pero solo se convertía en significativo en mujeres que utilizaban aspirina de forma habitual durante más de 20 años (Figura 1).Se dieron 34 casos en estas mujeres y el riesgo relativo ajustado por un número de variables apenas alcanzó significación estadística, con un riesgo relativo de 1.6, y un intervalo de confianza al 95% de 1.03 a 2.4. 

Figura 1: Cáncer de Páncreas según la duración del consumo de aspirina (media de 2 tabletas a la semana); la barra más oscura es estadísticamente significativa. 

 

El consumo regular de una mayor dosis de aspirina se asoció también con tasas más elevadas de cáncer de páncreas, pero esto sólo llegó a ser significativo en las mujeres que utilizaron habitualmente más de 14 pastillas de aspirina a la semana durante, al menos, 6-8 años (Figura 2).Se presentaron 20 casos en estas mujeres, y el riesgo relativo y el riesgo relativo ajustado por un número de variables, alcanzó mínimamente la significación estadística, con un riesgo relativo de 2.0 y un intervalo de confianza al 95% desde 1.03 a 3.4. 

Figura 2: Cáncer de Páncreas según la cantidad de aspirina que se consume de forma habitual: la barra más oscura es estadísticamente significativa.

 

Comentario

El estudio expuesto fue realizado para investigar la teoría de que la aspirina podría prevenir el cáncer de páncreas, tal como era sugerido por estudios experimentales de laboratorio y por pequeños estudios epidemiológicos previos. No se demuestra tal cosa. En realidad los resultados indican que, excepto en las mujeres que toman relativamente grandes cantidades de aspirina (más de 14 pastillas a la semana) durante un largo período de tiempo (por encima de 18 años), no había un incremento significativo del riesgo. Incluso que el incremento del riesgo apenas alcanzó la significación estadistica, con tan solo unas pocas decenas de mujeres esta categoría que desarrollan realmente un cáncer de páncreas. 

Así que deje su muesli a un lado y piense durante un minuto.¿Podría ser un hallazgo fortuito? .Durante los 18 años del estudio ¿podrían haberse perdido algunos pocos casos en algún lugar del sistema y eso trastocar los resultados? Los mayores utilizadores de aspirina podrían estar tomado la aspirina por alguna razón y esta razón podría estar unida al cáncer de páncreas. A esto se le podría llamar sesgo por indicación.

Ciertamente no hay evidencia que soporte aquí el efecto protector de la aspirina. Pero la evidencia de que la aspirina puede causar cáncer de páncreas es también débil. Es posible que de 1,000 mujeres que tomen más de 14 pastillas a la semana de aspirina durante 20 años, en dos de ellas se puede desarrollar un cáncer de páncreas, más que en 1 de 1,000 mujeres que no tomaron aspirina. Únicamente improbable.

Referencia

  1. ES Schernhammer et al. A prospective study of aspirin use and the risk of pancreatic cancer in women. Journal of the National Cancer Institute. 2004; 96: 22-28.


Traducido por Juan Antonio Sánchez. Médico de Familia. Murcia.
url original: http://www.jr2.ox.ac.uk/bandolier/band120/b120-6.html