Riesgo de fractura y tabaquismo

 
Metanálisis 
Resultados 
Comentario 

Sabemos que el tabaco es perjudicial de muchas maneras, y una de ellas es la disminución de la densidad mineral ósea. Un metanálisis [1] mostró que las mujeres que eran fumadoras presentaban un riesgo aumentado de fractura de cadera. Un nuevo análisis [2] amplia este análisis a los hombres, a fumadores en activo, y observa el lugar donde vivimos.

Metanálisis

El nuevo análisis buscó en PubMed y EMBASE hasta mediados del 2002 cualquier tipo de estudio relacionado con el tabaco y las fracturas que proporcionara riesgos relativos u odds ratios en fumadores comparados con no fumadores. Si los sujetos presentaban algún otro problema de salud importante no fueron incluidos. Los fumadores fueron clasificados como fumadores en activo (fumando a diario), exfumadores (independientemente de cuando lo dejaron), y aun fumadores, una combinación de ambos.

La variable de resultado fue la aparición de una fractura, divididas en cualquier fractura, o cadera, muñeca, o columna. Se analizaron los resultados por edad, género y región geográfica, así como la condición de fumador.

Resultados

51 estudios con 512.000 personas fueron incluidos en el análisis. El fumar en el momento actual se mostró asociado con un mayor riesgo de fractura, en cadera y columna, pero no en muñeca. El antecedente de tabaquismo se mostró asociado con un riesgo aumentado de fractura de cadera. (Tabla 1). Los estudios que incluían la cantidad de tabaco mostraron un mayor riesgo a mayor número de cigarrillos. El riesgo de fractura de cadera fue similar en hombres y en mujeres, tanto para los fumadores actuales como para los exfumadores (Tabla 1). 

Tabla 1: Tabaquismo y riesgo de fractura

Localización de la fractura Tabaquismo
Riesgo relativo
(95%IC)
Todas las localizaciones Actual
1.3 (1.1 a 1.4) 
  Exfumador
1.0 (0.9 a 1.2) 
Cadera Actual
1.4 (1.2 a 1.6) 
  Exfumador
1.2 (1.1 a 1.4) 
Muñeca Actual
0.9 (0.5 a 1.6) 
  Exfumador
0.9 (0.7 a 1.1) 
Columna Actual
1.8 (1.1 a 2.8) 
  Exfumador
Sin datos
Todas las localizaciones, hombres. Actual
1.6 (1.1 a 2.3) 
Todas las localizaciones, mujeres. Actual
1.3 (1.1 a 1.5) 
Todas las localizaciones, hombres. Exfumador
1.4 (1.1 a 1.8) 
Todas las localizaciones, mujeres. Exfumadoras
1.2 (1.1 a 1.4) 

La latitud fue un factor muy importante (Figura 1). Los estudios en fumadores actuales del norte de Europa presentaron un mayor riesgo de fractura de cadera que los pertenecientes a latitudes más al sur. Los estudios llevados a cabo cerca del ecuador no presentaron un aumento del riesgo, y el riesgo en el sur de Europa, los EEUU y Méjico no mostró un aumento del riesgo significativo (Figura 1).

Figura 1: Riesgo de fractura y tabaquismo actual en diferentes latitudes

 

Un número clínicamente importante de fracturas puede estar relacionado con el tabaco (Tabla 2). La reducción del número de fumadores actuales contribuiría a prevenir fracturas de cadera y columna.

Tabla 2: Porcentaje de fracturas atribuibles al tabaco según diferentes niveles de tabaquismo en una población

 

 
 
Porcentaje de fracturas atribuibles al tabaco
Porcentaje de fumadores actuales
Cadera 
Columna
Todas
20
13 
50
16 
28 
12 

Comentario

Hay en este artículo mucho más de lo que parece a primera vista. La asociación con la latitud, que implica que la exposición al sol y la producción de vitamina D puede ser un factor importante, es fascinante. 

No deberían sorprendernos estos hallazgos. Existe considerable información de que el tabaco retrasa la reparación ósea tras una fractura o una operación, y las personas que vayan a ser sometidas a una intervención ortopédica programada se verían beneficiados si se les informara para que dejen de fumar aunque solo fuera por esta razón. En resumen, todavía una razón más para dejar de fumar y para tomarse unas vacaciones al sol. 

Bibliografía:

  1. MR Law, AK Hackshaw. A meta-analysis of cigarette smoking, bone mineral density and risk of hip fracture: recognition of a major effect. BMJ 1997; 315: 841-846.
  2. P Vestergaard, L Moskelide. Fracture risk associated with smoking: a meta-analysis. Journal of Internal Medicine 2003; 254: 572-583.
Traducido por Pablo Alonso.  Médico de familia. Barcelona
url original http://www.jr2.ox.ac.uk/bandolier/band120/b120-7.html