Factores de riesgo de fractura de cadera en mujeres

Riesgos y razones
Qué podemos hacer?


Una de las consecuencias más serias de las caídas en personas ancianas, es la fractura de cadera. Bandolier ha subrayado previamente la evidencia (números 25 y 49) de que pocas personas que sufren una fractura de cadera vuelven a vivir normalmente, y en la mayoría de los casos, o mueren o tienen como consecuencia una mayor incapacidad. Claramente una época donde más gente se cae dará origen a que más personas tengan una fractura de cadera. 

Riesgos y razones

 Aunque los factores de riesgo para una fractura de cadera es un área compleja, hay una revisión [1] que ofrece una buena visión general de estos problemas, y empieza a perfilar las bases de una estrategia para afrontar futuros incrementos en la magnitud del problema. Los factores de riesgo en fracturas de cadera están en su mayoría relacionados con el esqueleto, con el riesgo de caída, y con otros factores más complejos, intermedios entre los dos anteriores (Figura 1 y Tabla 1).

Figura 1: Factores de riesgo de fractura de cadera

Tabla 1: Factores de riesgo de fractura de cadera en mujeres
Factor de riesgo Comentario
Factores de riesgo esqueléticos
Geometría del cuello femoral Una mayor longitud del eje de la cadera (Del trocánter al margen de la cadera) incrementa el riesgo de fractura de cuello de fémur. 
Microarquitectura  La densidad ósea está asociada con aumento del riesgo, y puede ser medida con ultrasonidos atenuados de frecuencia ancha. El riego se incrementa 7 veces en mujeres por encima de la mediana frente a  las que están por debajo en la medida de la densidad ósea del calcáneo con ultrasonidos.
Estructura mineral  El flúor puede incrementar la densidad ósea
Intercambio óseo Los marcadores bioquímicos de incremento de intercambio óseo, pueden estar relacionados con aumento del riesgo.
Factores de riesgo relacionados con la caídas
Función neuromuscular  Incapacidad para levantarse de una silla sin ayuda cinco veces por día, estar de pie al menos 4 horas al día, o la incapacidad de caminar paseando,  están asociadas con un  incremento del riesgo.
Deterioro cognitivo Una pobre salud mental es un factor de riego.
Medicaciones y drogas Las benzodiacepinas de vida media larga utilizadas como sedantes incrementan el riesgo. El consumo de cafeína aumenta el riesgo.
Mecanismos de caída Las caídas de lado incrementan el riesgo.
Factores de riego complejos
Edad La mayoría de la fracturas ocurren después de los 75 años.
Trasfondo genético  La fractura de cadera materna incrementa el riesgo. Algunos marcadores genéticos están siendo estudiados los cuales podrían ser útiles predictores de riesgo aumentado
Masa corporal Ser alto a una edad joven, ser delgado, o perder más del 10% del peso corporal desde los 25 años, incrementa el riesgo, mientras que engordar puede reducirlo.
Actividad física  Niveles altos de ejercicio físico, especialmente pasear, está asociado con reducción de riesgo de fractura de cadera.


 

 Mientras esta revisión nos muestra un número de estudios diferentes que hacen hincapié en cada factor de riesgo en particular, el estudio clave es un gran análisis de factores de riesgo en 9.500 mujeres en USA [2]. Este analiza mujeres de al menos 65 años, seguidas cada cuatro meses, durante más de cuatro años por término medio.

Un escrutador análisis estadístico identificó los factores significativos, entre muchos, que estaban asociados con riesgo incrementado de fractura de cadera (Tabla 2).
 

Tabla 2: Factores de riesgo
Edad de 80 años o más
Historia materna de fractura de cadera
Cualquier fractura a partir de los 50 años
Aceptable, mala, o muy mala salud
Hipertiroidismo previo
Tratamiento anticonvulsivante
Peso actual menor que a los 25 años
Altura a los 25 de168 cm o más
Más de 2 tazas de café al día
En pie menos de 4 horas por día
No caminar como ejercicio
No ser capaz de levantarse de la silla sin utilizar los brazos
Conciencia en el cuartil más bajo 
Afectividad en el cuartil más bajo
Pulso en reposo superior a 80 por minuto


 


Estos fueron combinados con la densidad del hueso en el calcáneo para demostrar cómo algunas mujeres pueden ser identificadas de estar en situación de riesgo. El quince por ciento de mujeres tienen al menos cinco factores de riesgo, y tienen una incidencia de fractura de cadera del 19 por 1000 mujeres/ año, o un 2% de riesgo cada año. El 47% de mujeres con dos o menos factores de riesgo tienen un riesgo de uno por 1000 mujeres año, o aproximadamente 0.1% por año. Cuando se combinan con densidad ósea el riesgo se incrementaba aún más en aquellas con la densidad ósea más baja (Figura 2 )
 

Figura 2: Interacción entre factores de riesgo de fractura de cadera y densidad ósea

¿Y qué podemos hacer? 

 Llegar a prevenir las fracturas de cadera y  prevenir las caídas. Los objetivos de intervenciones para la fractura de cadera se muestran en la Figura 3. Para gente con problemas óseos, hay un número de intervenciones terapéuticas, desde bifosfonatos, a terapia hormonal sustitutoria, hasta el uso de protectores de cadera, si bien el ejercicio puede ser también importante . La clave es identificar a aquellas personas de mayor riesgo. 

Figura 3: Objetivos para reducir tasas de fracturas de cadera en mujeres:


Hay una revisión Cochrane de intervenciones para reducir la incidencia de caídas en los viejos [3]. Esta revisión muestra, sobre un limitado número de ensayos con aproximadamente 500 pacientes, que  el ejercicio solo o este junto a programas de educación para la salud no fueron efectivos en la protección contra las caídas. Hubo alguna evidencia  de que intervenciones con objetivos frente a factores de riesgo múltiples identificados en pacientes individuales pueden ser efectivos.

Otra importante área a examinar es la de medicamentos prescritos. La que parece ser la primera serie [4] sobre medicamentos y caídas en personas de más 60 años identificó muchas clases de drogas psicotrópicas que presentaban una asociación con caídas en estudios no aleatorizados. Sin embargo, y aunque frustrantemente, no presentaba ningún otro dato que los odds ratios y riesgo relativo, dio  a conocer que las caídas eran algo común. Verbigracia, en 7 estudios prospectivos en residencias de ancianos, el índice anual de caídas estaba entre el 29% y el 52%, y en dos estudios a largo plazo dirigidos al estudio de psicotrópicos, el índice de caídas en unos seis meses era del 58%.

Nosotros sabemos que muchos medicamentos, (antihipertensivos, por ejemplo, pueden producir mareos como efecto secundario. Es muy probable, que muchas de las medicinas prescritas para la gente mayor, con buenas motivos puedan contribuir a las caídas) son una adicional fuente de daño. 

La respuesta no es fácil, pero tiene mucha "sustancia para el pensamiento". Bandolier estaría encantado de conocer de algún estudio práctico que mostrara que se empezó a reducir caídas en la personas mayores, en particular las de alto riesgo, aparte del que se reseño en el número 20 de Bandolier. Un  informe reciente [5] sugiere que el screening de factores de riesgo relacionados con las caídas necesita solo alrededor de cinco minutos. Este, sin embargo, son para mujeres. Las caídas y fracturas de cadera en los hombres podrían  tomarse con mas atención e identificar, también para ellos, factores de riesgo. 

Bibliografía:

    1. B Allolio. Risk factors for hip fracture not related to bone mass and their therapeutic implications. Osteoporosis International 1999 Suppl 2: S9-S16.
    2. SR Cummings et al. Risk factors for hip fracture in white women. New England Journal of Medicine 1995 332: 767-73.
    3. LD Gillespie et al. Interventions to reduce the incidence of falling in the elderly. Cochrane Library 1998 issue 3.
    4. RM Leipzig et al. Drugs and falls in older people: a systematic review and meta-analysis: I. Psychotropic drugs. Journal of the American Geriatric Society 1999 47: 30-39.
    5. G Duward et al. Detection of risk of falling and hip fracture in women referred for bone densitometry. Lancet 1999 354: 220-1.

    Vease también:

    Gillespie LD, Gillespie WJ, Cumming R, Lamb SE, Rowe BH. Interventions for preventing falls in the elderly (Cochrane Review). In: The Cochrane Library, Issue 3, 1999. 
    Parker MJ, Gillespie LD, Gillespie WJ. Hip protectors for preventing hip fractures in the elderly (Cochrane Review). In: The Cochrane Library, Issue 3, 1999.

Traducido por Ramón Alfonso Falcón y David Alfonso url original: http://www.jr2.ox.ac.uk:80/Bandolier/band66/b66-4.html


artículo previo o siguiente en este número