Plantas medicinales para tratar el asma

Revisión 
Resultados 
Comentario 
Oído hace poco en una oficina de correos un comentario que una persona hacía a otra acerca de que un nieto suyo estaba siendo tratado adecuadamente con remedios naturales de hierbas para su asma, y que su madre estaba haciendo muy bien. Cuesta a veces morderse la lengua, pero sin la evidencia exacta a mano, o incluso con ella, el silencio es oro. Dado que unos 4 millones de personas tienen asma en el Reino Unido, la cuestión de la eficacia de las terapias alternativas será una de las preguntas más frecuentes. ¿Cómo podemos contestarla? Una revisión sistemática ha encontrado todos los estudios aleatorizados de tratamientos con hierbas [1]. ¿Cómo deberíamos pensar sobre la evaluación de esta evidencia a fin de alcanzar nuestras propias conclusiones para cuando nos planteen la cuestión?

Revisión

La búsqueda de estudios fue muy concienzuda. Consistió en utilizar varias bases de datos electrónicas, incluyendo la Biblioteca Cochrane, con fecha límite final de 1999. Se consultaron otros archivos e investigadores. No hubo limitación de idioma. Se incluyó cualquier ensayo aleatorizado de cualquier tratamiento con hierbas. 
Se aceptó el diagnóstico de asma usando criterios reconocidos o la constricción reversible del flujo aéreo. Las variables de resultado eran: pruebas de función pulmonar, síntomas, uso de medicamentos y sucesos como uso de servicios sanitarios, días de trabajo o escuela perdidos, o utilización de esteroides. En la revisión, se usaron los tests de función pulmonar considerando clínicamente relevante un cambio del 15% o mayor.

Resultados

Se encontraron diecisiete ensayos aleatorizados; en seis se usaron medicinas tradicionales chinas, en ocho preparaciones indias tradicionales, y otras, en tres. No había dos estudios en que se usaran las mismas hierbas con la misma preparación, hasta donde podemos saber. Sólo nueve de estos estudios se describían como doble ciego, y la calidad metodológica global era pobre. Usando una escala de calidad metodológica de hasta cinco puntos [2], 10 de los ensayos obtuvieron dos puntos o menos, 4 tres puntos y 3 cuatro puntos. En nueve de los diecisiete ensayos se comunicaba una mejoría clínicamente relevante en las pruebas de función pulmonar.
 

Comentario

Esta breve reseña de los resultados no hace justicia a una excelente revisión que resume cada uno de los diecisiete estudios y que es sensata. La revisión concluye que no hay evidencia definitiva sobre ningún preparado de hierbas, y la discusión sobre su daño potencial es informada e informativa. Pero también nos da la oportunidad de usar los resultados para afilar nuestras habilidades sobre cómo pensar más allá del simple resultado, incluso si es estadísticamente significativo. Esto quiere decir pensar sobre calidad, sesgos, validez y relevancia. 
Lo que se podría hacer es considerar qué criterios debe cumplir la evidencia de los ensayos aleatorizados para ser aceptable. Sabemos, por ejemplo, que los estudios con una puntuación de calidad de 2 o menos tienden a dar resultados más positivos, una forma de sesgo de calidad. Así, los estudios deberían tener una puntuación de calidad de tres o más. Luego está la cuestión de la validez. El asma es una enfermedad crónica, así que para la relevancia podríamos querer solo estudios de al menos cuatro semanas de duración. 
Si usamos solo esos criterios, ¿qué tal quedan los resultados en términos de número de estudios que los cumplen? La Tabla nos lo muestra. El número de estudios con puntuación de calidad de al menos 3 puntos, y una duración de cuatro semanas o más es de tres, todos con remedios tradicionales indios. 

Tabla: Ensayos aleatorizados de tratamientos de hierbas para el asma

Tabla: Ensayos aleatorizados de tratamientos de hierbas para el asma
Tipo de tratamiento de hierbas Número total de estudios Número con puntuación de calidad de 3 o más Y con duración de 4 semanas o más Y tienen resultados favorables al tratamiento de hierbas
Chino 6 0 0 0
Indio 8 5 3 1*
Otro 3 2 0 0
* nótese que este estudio, publicado en 1974, daba el máximo beneficio a las cuatro semanas
Sólo uno de ellos tiene resultados positivos. Este estudio, publicado en 1974, incluía 123 asmáticos (edades no reseñadas) cuya función pulmonar se medía en varios momentos a lo largo de 12 semanas. Los máximos beneficios se produjeron a las cuatro semanas. 

En fin, podríamos haber escogido otros criterios de validez, como tamaño (los estudios pequeños pueden estar sesgados). O podríamos haber escogido año de publicación (queremos información al día), o lugar del estudio (preocupación sobre sesgo geográfico). Pero no los necesitamos, y si los usásemos, conseguiríamos casi idéntica respuesta. 

Al final, la cuestión es ésta. La evidencia sobre la efectividad de los remedios de hierbas en el asma no da ni para pipas. Aquellos que los promueven hacen un perjuicio a los consumidores. Podemos estar seguros de que nadie tiene ni idea de si funcionan o no, y de que ninguna medicina convencional sería autorizada con la evidencia disponible.

Referencias:

  1. H Huntley, E Ernst. Herbal remedies for asthma: a systematic review. Thorax 2000 55: 925-929
Traducido por Jose Enrique Mariño    url original http://www.jr2.ox.ac.uk/Bandolier/band83/b83-6.html. 

previo o siguiente  artículo en este número