OMI-APequeñas dosis

Fascículo 8: VACUNAS Y PLANES PERSONALES


 

 



CONTENIDO
  1. INTRODUCCIÓN
  2. VACUNAS
  3. PLANES PERSONALES

Autores:
Manuel Merino Moína. Pediatra
Antonio A. Arribas Cachá. Enfermero

 



 
 
INTRODUCCIÓN

En este capítulo trataremos de dos de las principales novedades de la versión 4.0 de OMI-AP: el nuevo apartado de vacunas y los útiles “planes personales”. Como es natural, seguiremos escarbando dentro de OMI-PRO, pero queremos dejar claro que el conocimiento de estos temas no es competencia sólo de los supervisores, sino que resulta fundamental para el usuario de a pie, si lo que quiere es conocer los intríngulis y sutilezas de la maquinaria y así poder sacarle el máximo partido a la informatización en su trabajo cotidiano.
De nuevo recomendamos situarse cómodamente delante de un ordenador, con un refresco a ser posible, para ir consultando las pantallas y las funciones del programa que vamos a contarles en este fascículo. Lo ideal, como siempre, es lanzarse contra una demo indefensa de la versión 4. Lo que sigue, esperamos que les resulte entretenido.
 

LAS VACUNAS

Premisas en el diseño

Al rehacer todo el tratamiento de las vacunas para la versión 4 de OMI, se partió de salida con la idea de que su diseño debería adaptarse a las siguientes condiciones:
- Facilidad de modificación de los calendarios vacunales, dada la corta vida que éstos tienen en los últimos años.
- Posibilidad de enlace entre vacunas, tanto por edad del receptor (por ej. calendario del lactante) como por intervalo de tiempo transcurrido entre ellas (por ej. primovacunación de tétanos en el adulto).
- Automatización en la generación de la siguiente vacunación prevista para cada paciente, en función de su edad y/o las dosis previas recibidas.
- Márgenes de tiempo dentro de los cuales la administración de la vacuna se pueda considerar correcta.
- Capacidad para establecer calendarios individualizados.
- Rapidez y simplicidad en el registro cotidiano.
- Explotación y exportación de los datos vacunales, tanto en formato papel como electrónico.
El módulo actual de vacunas se basó en un desarrollo previo sobre otra aplicación (MantoWinÒ), diseñada por los autores de este fascículo y programada por Ángel Luis Pérez, a quien desde estas líneas enviamos un saludo y nuestro reconocimiento.
 

Cómo crear nuevas vacunas

Las funciones de añadir, modificar o borrar un determinado tipo de vacunación están albergadas en OMI-PRO (“La Cocina”), dentro del apartado Calendario Vacunal.
En OMI-PRO se define cada una de las vacunas que estarán disponibles para su elección al trabajar desde OMI-AP, y cuáles serán sus características particulares y los enlaces, si los precisaran, con otras dosis. Los datos sobre las vacunas (la tabla con el calendario vacunal) se graban en el archivo Iddcva.tps ubicado en el subdirectorio “Disco duro”:\Omiapw\Tablas, de forma que se pueden exportar e importar. Comenzaremos por ver los parámetros que conforman el “carné de identidad” de una vacuna y que se nos muestran al hacer clic en el botón Añadir:
· Descripción de la vacuna
o Código: es la identificación interna de cada vacuna y está compuesto por un máximo inicial de 3 caracteres (Tipo), seguido de uno o dos más (Dosis), que indican el número de dosis de este tipo de vacuna. Los signos que reflejan el Tipo y la Dosis tienen que ir separados por un guión. Por ej. TV-1, POL-5, TD-A1, TD-R, etc.

o Nombre: es la descripción asociada a ese código. Por ej. TRIPLE VIRICA (15M), POLIO ORAL (4A), TETANOS DIFTERIA ADULTO (14A), etc.
o Nº de orden: tiene escasa trascendencia, pues sólo sirve para que podamos ver las vacunas ordenadas de determinada forma cuando las consultemos por “Número de orden” desde OMI-PRO.
· Momento del suministro
o No controlada por edad: se marcará esta opción cuando la inmunización no esté ligada a una edad concreta de administración.
o Controlada por edad: esta característica es la norma en las vacunas del calendario infantil, en el que cada dosis tiene una edad prevista de administración.
o Margen de vacunación: rango de meses a partir de la fecha teórica de administración, durante los cuales consideraremos que la administración de la vacuna está “dentro de plazo”. Este parámetro sirve, tanto para fines evaluadores como para el disparo de las vacunas controladas por edad, es decir, que si entramos en OMI-AP por primera vez en la ficha de un niño de 6 años y medio, y esta edad se encuentra dentro del rango de administración de una vacuna, la inmunización se disparará como próxima pendiente con la fecha que corresponda al primer día del rango.

· Próximas Vacunas
o Códigos enlazados: admite hasta 4 diferentes. En estos campos introduciremos las vacunas que hayamos elegido entre las ya existentes, para que se disparen como pendientes en el momento del registro. Como es lógico, no es necesario que una vacuna tenga otras enlazadas como próximas.
o Periodo para el suministro: refleja el intervalo de tiempo que queremos que pase entre la administración de la vacuna y la fecha teórica de administración de la próxima que se genera al registrarla. Este campo se debe dejar a cero si las “Próximas vacunas” están controladas por edad, puesto que, en este caso, lo habitual es pretender que la fecha prevista para la próxima generada sea precisamente la que coincida con determinada edad del paciente, y esto lo hará OMI automáticamente.

Cuidadito con enlazar una vacuna a otra “NO controlada por edad” y olvidarnos de rellenar este campo. El resultado sería que la enlazada se dispararía con una fecha prevista de ¡más de dos siglos! contados a partir del registro de la primera.

Una “próxima vacuna” (en rojo) puede observarse en la historia de un paciente porque:
- Le corresponda por tener ésta prefijada la edad de administración.
- Venga enlazada por intervalo de tiempo con otra vacuna ya registrada.
- La hayamos definido manualmente para ese paciente concreto.
· Prevención
 

Si añadimos a este campo los códigos CIAP precisos, por medio del asistente, el programa creará, en el curso descriptivo, “episodios virtuales de prevención” de la enfermedad evitada por la vacuna (se verá un hombrecito rojo, con el nombre y código de la enfermedad, debajo del registro de la vacuna en el curso descriptivo). Esta característica resultará útil a efectos de evaluación de nuestro trabajo, ya que no sólo curamos -a veces- sino que, sobre todo, también prevenimos enfermedades.

· Laboratorio y Lote
Si rellenamos estos campos, los datos se extenderán al resto de las vacunas del mismo Tipo y aparecerán por defecto unidos a ellas en el momento de registrarlas en la historia clínica.
Esta funcionalidad simplifica el registro de las vacunas desde OMI-AP, pues evita tener que añadir datos en los campos al registrar las inmunizaciones: con pulsar Intro basta. En cualquier caso, es obligación del profesional que registra la vacuna, comprobar la coincidencia entre el lote que ha administrado y el que está mostrando el ordenador y modificar este último si fuera preciso. El responsable de vacunas de cada centro debe ser el encargado de actualizar periódicamente en OMI-PRO los campos Laboratorio y Lote de cada tipo de vacuna.

Si rellenáramos la ficha de la vacuna y finalmente pulsáramos el botón Aceptar, habríamos creado una nueva vacuna, disponible a partir de ese momento al trabajar desde OMI-AP.
 

Elaboración de un calendario vacunal 

Para empezar, hay que crear en OMI-PRO las vacunas que deseamos incluir en el calendario, previendo al definirlas cuáles van a administrarse en función de la edad y cuáles no. Una vez añadidas, entraremos en las fichas individuales de las que queramos que sirvan de disparo de futuras dosis, para establecer los enlaces necesarios (apartado “Próximas Vacunas” de la ficha de la vacuna). En el caso de los calendarios infantiles, casi todas las vacunas -si no todas- estarán enlazadas con inmunizaciones con una edad de administración predefinida; es decir, que no será preciso anotar nada en el campo “Período para el suministro de las próximas vacunas” del apartado “Próximas Vacunas”. ¡Y ya está!
A En el apartado “Calendario Vacunal” de OMI-PRO no sólo deben estar incluidas las vacunaciones del calendario vacunal universal, sino también todas aquellas que puedan precisarse para su administración a grupos de riesgo, como inmunodeprimidos, hepatópatas crónicos, viajeros, etc. De todas formas, si faltara alguna, se podría registrar sobre la marcha desde OMI-AP, a través del botón “Otras” que se muestra al Añadir manualmente el registro de una vacuna a un paciente cualquiera (ya lo veremos luego).
 

Trabajando con las vacunaciones 

Cómo se ven las vacunas desde OMI-AP
La pantalla de trabajo habitual con las vacunas es la llamada Historial Vacunal, accesible desde diferentes sitios de la aplicación y, según lleguemos a ella desde uno u otro, nos permitirá o no, añadir, modificar y borrar vacunaciones o bien únicamente consultarlas.

Como esta publicación es en blanco y negro no se pueden ver los colorines, pero créanme, las vacunas, vistas desde OMI-AP (como las de la imagen anterior), tienen unos códigos de colores que informan de algunos aspectos fundamentales:

  • Verde: vacuna administrada en el centro o mejor dicho, por profesionales del centro.
  • Azul: vacuna administrada fuera del centro (“centro externo”). Por ejemplo, las dosis de vacuna del tétanos que se ponen en servicios de urgencias, la primera dosis de hepatitis B que reciben los recién nacidos en las maternidades, etc.
  • Negro: vacunación rechazada, o sea que lo intentamos pero no se dejó vacunar.
Este asunto de los colores tiene también interés desde otro punto de vista, y es que tanto las vacunas negras como las azules (éstas últimas si así se especifica), no serán tenidas en cuenta a la hora de la declaración vacunal del centro.
  • Rojo: próxima vacunación programada para esta persona. Figura también la fecha prevista de administración. Estas vacunas se habrán disparado bien por la edad del paciente o bien porque otra dosis previa las ha generado.
Las vacunas también pueden verse ordenadas por código o, lo que viene a ser lo mismo, agrupadas por tipo. De esta forma nos enteraremos cómodamente de cuántas dosis ha recibido determinado paciente de cada vacuna.

Existe además un código de pequeños iconos, que se sitúan a la izquierda de cada registro en el historial vacunal:

  • Signo “visto”: vacuna administrada.
  • Signo “prohibido”: vacuna rechazada.
  • Círculo rojo con circunferencia exterior negra: próxima vacuna pendiente de administración. Se disparará su registro al pulsar el botón de vacunación automática.
  • Círculo rojo sin circunferencia exterior negra: vacuna próxima pero posterior a otras ya definidas como pendientes para este paciente.

Registrar una vacuna
La anotación de las vacunas en la historia clínica se realiza a través de la pantalla Historial Vacunal, que tiene la siguiente cabecera:

VACUNACIÓN AUTOMÁTICA
Hay dos modalidades de registro: la vacunación automática y la manual. En la primera, que se pone en marcha al pinchar en el botón de la jeringa y la A, se precisa que haya al menos una vacunación en rojo para ese paciente. Tras pulsar, aparecerán consecutivamente las vacunas pendientes que compartan la primera fecha, o sea, las que tuvieran como icono la circunferencia negra englobando al círculo rojo. Con solo pulsar Aceptar o la tecla Intro, quedará registrada la vacuna con los datos que nos muestra (insisto en la conveniencia de comprobar si coincide el laboratorio y el lote registrados con los de la vacuna “real”) y se nos ofrecerá la siguiente inmunización, si la hubiera.

Al acabar, OMI nos devuelve al Historial Vacunal, donde veremos ya en verde (o azul) la nueva vacuna registrada y con el icono del signo “visto” a su izquierda, indicando que ha sido administrada. Asimismo, quedará siempre constancia de su registro en el curso descriptivo del episodio “Actividades Preventivas Programadas” del paciente.

VACUNACIÓN MANUAL
Es la modalidad que elegiremos cuando la inmunización que pretendemos registrar no esté predefinida (en rojo) para ese paciente; se activa pulsando el botón de la jeringa y la M. Se nos mostrará la misma pantalla que en la vacunación automática pero más vacía, de forma que habremos de seleccionar manualmente casi todos los datos vacunales, salvo el nombre del responsable de la vacunación y el día de ésta, que se ofrecerán por defecto. Una vez seleccionada la vacuna, si estuvieran informados en OMI-PRO los campos laboratorio y lote, tomaría estos datos en el nuevo registro vacunal.
Al registrar la vacuna podemos también indicar en esta pantalla si la inmunización es rechazada (negativa paterna o del paciente).
En el caso de que queramos, en vez de registrar una vacuna, dejarla anotada como pendiente para ese paciente (en rojo), tendremos que marcar el campo “visto” que figura en la esquina inferior izquierda y escribir la fecha prevista de su administración.
 

Cuando registremos una vacuna no administrada en el centro (como, por ejemplo, primera dosis de hepatitis B en recién nacidos, primeras dosis de tétanos en servicios de urgencias, vacunas de gripe en “abuelos golondrina”, etc.), debemos seleccionar como responsable de su administración al “Centro Externo” -botón con la efigie de un médico, a la derecha del campo- para que así no figure esta inmunización a cargo de nuestro centro a ninguno de los efectos. Como se comentó más arriba, estas vacunas las veremos anotadas con letras azules en el historial del paciente.

Si nos vemos en la necesidad de registrar una vacuna que no figure en la lista de las elegibles, podremos crearla directamente por medio del botón “Otras” que aparece cuando vamos a incluir una vacuna manualmente. Antes de elegir esta vía, debemos asegurarnos de que no vamos a duplicar un tipo concreto de inmunización.
 

¿DESDE DÓNDE SE PUEDE REGISTRAR?.
Como con otras muchas funciones, OMI-AP permite anotar una vacuna desde diferentes procedencias, a saber:
o Desde dentro de la historia clínica (sólo sanitarios):

  1. Tapiz.
  2. Apuntes.
  3. Episodios y curso descriptivo.
  4. Planes personales que las incluyan.
En los 3 primeros casos se accede a la pantalla del historial vacunal, habiendo iluminado previamente el episodio de Actividades Preventivas Programadas, y en el último se llega directamente al diálogo de registro mostrado en la figura anterior.
o Desde fuera de la historia (administrativos):
- Agenda => Gestión Asistencia; es decir, la “rosquilla verde”.
Se llega directamente al Historial Vacunal y al registrarla, la vacuna queda anotada en el episodio Actividades Preventivas Programadas, aunque no lo veamos en ese momento.

Esta entrada es práctica, no sólo para los centros en los que su nivel de informatización no alcance todavía a las consultas, sino también para los que disponen de informatización integral, durante los periodos de campaña de vacunaciones en masa, como es el caso de la gripe: si creamos una agenda para la vacunación “tipo mili”, el registro lo llevaríamos a cabo más rápidamente por esta vía.

Modificar, borrar y consultar vacunas de un paciente
La modificación y la consulta se pueden hacer desde las mismas pantallas citadas en el apartado anterior para la introducción de una vacuna, y también haciendo doble clic en un registro vacunal en el curso descriptivo del episodio Actividades Preventivas Programadas del paciente.
La consulta de las vacunas desde OMI-AP es muy accesible, pues, además de los sitios ya comentados, también se pueden observar las inmunizaciones de una persona nada más seleccionarla desde la Lista de Pacientes.
 

Flash vacunal
Se accede a él desde el Historial Vacunal (icono de la bombilla y la inyección) y nos permite añadir a la historia clínica de cada paciente un aviso relacionado con sus vacunaciones y que sólo se mostrará al entrar en ellas, como por ejemplo: “Pte. anotar vacunas en su cartilla”, “NO vacunar con polio oral”, etc. Este aviso se muestra, tanto al consultar como al intentar añadir o modificar cualquier vacuna de esa persona.

Impresión de la cartilla de vacunaciones
Esta opción, también situada en la cabecera del Historial Vacunal, nos ofrece la posibilidad de imprimir las vacunaciones registradas en el historial de un paciente, para así poder entregárselas en formato papel.
 

Informes de vacunas

Nos referiremos ahora a los informes que extraen datos colectivos relacionados con las vacunas, tanto numéricos como con formato de listados. Parte de ellos se obtienen desde los módulos OMI-EST y OMI-AD, que serán objeto de un fascículo aparte al final de esta obra. Otros informes vacunales, que además son los de uso más cotidiano, los ofrece directamente OMI-AP desde la mayoría de sus pantallas, seleccionando el menú Listados => Información Vacunas:

· Pacientes CON/SIN Registro Vacunal. Este informe halla cuáles personas tienen y cuáles no, algún dato en su historial vacunal (vale con que esté tan solo marcado el visto “Vacunas previas revisadas”). Se puede filtrar por rango etario y cupo, y permite además insertar desde aquí un flash médico en las historias clínicas seleccionadas.
· Vacunaciones Realizadas. Muestra las vacunaciones recibidas por los pacientes que cumplen determinados filtros, como fecha de administración, cupo, edad, laboratorio fabricante de la vacuna y lote.
· Control Vacunaciones Pendientes. Busca la “vacunas rojas”, tanto retrospectiva como prospectivamente. Admite también varios filtros. Sirve, entre otros usos, para conocer las vacunaciones previstas todavía no administradas.
· Plantillas Vacunación. Para hacer preguntas sobre presencia de vacunaciones y determinados códigos CIAP en el apartado de Condicionantes y Problemas de la historia clínica.
· Declaración Vacunal. El informe más habitualmente requerido. Muestra el número de dosis de vacunas administradas en un determinado periodo de tiempo. Puede acotarse también por cupo y por responsable de la administración; además permite descontar las dosis atribuidas al “Centro externo” (dosis administradas a nuestros pacientes en otros centros sanitarios).



 

PLANES PERSONALES

¿Qué son?

Los planes personales o PPs (va sin segundas) son un sistema de avisos de la historia clínica informatizada, que nos recuerdan actividades clínicas pendientes de realizar y registrar, y que se “disparan” automáticamente en función de parámetros demográficos o de características clínicas de los pacientes, facilitando también su cumplimentación y ofreciendo información rápida sobre el grado de ésta. O sea, que son simplemente una ayuda para el sanitario informatizado en su trabajo cotidiano y además totalmente definibles por el propio usuario.

Un par de ejemplos: me interesa que desde el momento en que cree el episodio diabetes en una persona, se recuerde anualmente que tengo que vacunarlo de la gripe; otro: que en toda mujer que se encuentre dentro de cierto rango de edad, se me avise de que debo proponerle la realización de una mamografía de screening. Estas dos situaciones y otras mucho más embrolladas, se resuelven cómodamente con los planes personales.
Los planes, especialmente si contienen protocolos como actividad predominante, también son una ayuda muy importante a la investigación multicéntrica prospectiva en Atención Primaria.

PePés = ¡que me lo recuerde el aparato! y, de paso, que me ofrezca en bandeja su cumplimentación.

Tipos de actividades que pueden formar parte de un PP
Acabamos de decir que los planes incluyen actividades clínicas, pues bien, éstas pueden ser de 4 tipos:
· DGPs
· Protocolos
· Órdenes Clínicas (antes “médicas”)
· Vacunas

El número y distribución de las actividades contenidas en un plan concreto será el que nos convenga en cada circunstancia, de forma que un PP podrá estar compuesto por 3 protocolos, 6 DGPs y una orden clínica, otro constará de un protocolo y una vacuna, y otro simplemente tendrá un único DGP.

Clasificaciones de las actividades
Las actividades incluidas en los planes pueden agruparse conceptualmente basándonos en diferentes criterios:

a) Según vayan dirigidas a toda persona de una cierta edad y sexo, o sólo a las que presenten determinados problemas ya identificados y definidos como episodios, así las clasificaremos en actividades:
1 Asociadas a tareas de prevención. Afectarán a todas las personas incluidas en el rango de edad y sexo preestablecidos en su diseño.
2. Asociadas a tareas curativas y de rehabilitación (episodios). Para que estas actividades se disparen, será preciso que el paciente tenga incluido en su historial al menos un episodio determinado.
b) Según deban dispararse en función de intervalos prefijados de tiempo o bien a una edad concreta de la persona afectada, se dividirán en actividades:
1. Dinámicas. En este caso, la actividad en cuestión, una vez anotada, se nos volverá a mostrar como pendiente cuando se sobrepase el intervalo de tiempo definido (por ejemplo, un mes, un año, cinco, etc.). 
2. Estáticas. Estas actividades sólo permanecerán pendientes durante un periodo predefinido de la vida del paciente, de forma que si entráramos en la historia clínica informatizada dentro del rango establecido para su disparo (por ej., ente los 14 años y los 16 años de edad, para una actividad equis) se nos mostraría como pendiente, pero antes y después de estas edades no figuraría siquiera en la pantalla.
Además de esto, las actividades podrán dirigirse a uno u otro sexo o bien a ambos, o mostrarse para su registro en OMI a todos los sanitarios o solamente a médicos o sólo a enfermeras.

Jerarquía de los PPs
Los planes estarán incluidos dentro de uno de los 4 niveles que permite la aplicación, según afecten desde a un solo individuo, hasta a toda la población de una área o comarca sanitaria. Siguiendo este criterio, los PPs se clasifican en:

· De Área. Se aplicarán a los ciudadanos atendidos en todos los centros sanitarios de una área sanitaria o comarca.
· De Centro. Afectarán exclusivamente a las personas asignadas a un centro de salud.
· De Profesional. Sólo se dispararán cuando el profesional que lo creó en OMI-PRO, utilice su propio código de trabajo en OMI-AP.
· Específico o individual. Por último, este tipo de plan sólo se activará en el paciente para el que particularmente se definió, independientemente del profesional sanitario que lo hubiese creado.
Los tres primeros se diseñan desde OMI-PRO y el último, el individual, en el propio OMI-AP. Como, generalmente, no todos los sanitarios tienen (ni falta que hace) acceso a OMI-PRO, cuando decidan crear un plan de profesional para sus pacientes, deberán contar con la ayuda de algún supervisor.
 

Diseño de los PPs

Como se acaba de comentar, habitualmente tendremos que utilizar OMI-PRO para crear, modificar o borrar los planes personales.

Siguiendo la metodología y estética habitual de OMI, hay una pantalla (Lista de Planes y Actividades) donde se muestran los planes ya definidos, agrupados en tres carpetas según el nivel jerárquico, aunque desde el punto de vista de su diseño, éste es idéntico cualquiera que sea nuestra elección. En el recuadro inferior se observan las actividades definidas para el plan que esté iluminado en el apartado superior.

Si pulsamos el botón Añadir, situado en el centro de la imagen anterior, surge el diálogo de creación de un nuevo plan: Gestión Plan.
Según nos encontremos viendo una u otra carpeta, lo que se añadirá será un plan de Área, de Centro o de Profesional. En este último caso, el plan creado se disparará sólo cuando el que esté trabajando en OMI-AP sea el usuario con cuyo código se ha diseñado el PP. Es más, ni siquiera se verá en OMI-PRO cuando se entre con un código distinto.
A Hay que percatarse de que es necesario autorizar el uso de OMI-PRO, aunque sea transitoriamente, al código que va a crear un plan con nivel jerárquico de Plan de Profesional.

Una vez delante de la pantalla Gestión Plan, iremos rellenando los campos. Le daremos  primero un nombre al plan y definiremos las condiciones que por defecto tomarán las actividades que incluyamos, si bien luego podremos modificar aquellas para una actividad concreta, si fuera conveniente.
Una vez creada la caja del plan, la rellenaremos de actividades (al menos una) pulsando el botón Añadir, situado en el margen inferior de la Lista de Actividades. Esto nos llevará a la pantalla Gestión Actividad donde elegiremos la que nos convenga y de esta forma incluiremos, una a una, en el nuevo plan, las actividades que finalmente lo han de componer.
Y ahora poco a poco:

Cómo hacer un plan en 5 pasos

A continuación nos referiremos al diseño de los planes desde OMI-PRO. Que conste que no se nos olvidan los planes individuales o específicos, es decir, los que se dirigen a un paciente concreto. Algo más adelante hablaremos de ellos, aunque sustancialmente su elaboración es idéntica al resto; sólo cambia el lugar desde el que se definen: la historia clínica del paciente (OMI-AP).

1. Jerarquía
Pongamos que ya hemos decidido a qué grupo jerárquico va a pertenecer un nuevo plan:

- Profesional
- Centro
- Área
El que sea de un tipo u otro dependerá de cuál carpeta estábamos viendo cuando hemos dado al botón Añadir desde la Lista de Planes. Supongamos que acabamos de abrir una nueva pantalla para la creación de un plan personal, o sea que estamos en Gestión Plan, y que ya le hemos dado nombre. Lo siguiente será enfrentarnos con las múltiples opciones que pueden caracterizar a sus actividades (el programa lo llama “Valores a copiar al generar una Actividad para este Plan”). A continuación vamos a explicar estas características una a una y con cierto detenimiento.

2. Clase 

- Si decidimos que las actividades han de ser dinámicas, anotaremos el intervalo cíclico de tiempo que queremos que transcurra para que, una vez cumplimentadas, vuelvan a dispararse como pendientes en OMI-AP (en rojo), rellenando los campos del apartado “Realizar cada…”. Si además queremos acotarlas a un grupo etario, lo fijaremos en “Desde la edad de… hasta… años”. Al repetirse estos campos en la pantalla Gestión Actividad, puede desde allí modificarse, para cada actividad concreta, tanto la cadencia como el intervalo de edades.
- Si, por el contrario, pensamos que deben ser actividades estáticas, la configuración deberá realizarse, actividad por actividad, desde la pantalla Lista Planes y Actividades, seleccionando primero una actividad previamente añadida al PP y pulsando luego el botón “Lista de Estáticas”. Esta modalidad permite afinar incluso en meses y días de edad, por lo que es especialmente utilizada por los pediatras, siempre tan meticulosos.
 Repetimos que las actividades estáticas son aquellas que han de ofrecerse para su cumplimentación exclusivamente mientras la persona tenga determinada edad, o mejor dicho, mientras se encuentre entre un rango de edades, mostrándose en OMI-AP en color rojo desde el momento en que la persona alcance un extremo del rango y desapareciendo, tanto si estuvieran cumplimentadas (verde) como si no, cuando se sobrepase el otro extremo.

3. Asociar a

- Elegiremos la asociación a Actividades Preventivas si el PP pretende aplicarse a una población más o menos determinada, pero independientemente de cuáles sean sus males (episodios). Es decir, las actividades se dispararán en todas las personas que cumplan simplemente los criterios de edad y sexo que definamos. Existe, no obstante, la posibilidad de acotar actividades en exclusiva a los ciudadanos que posean determinado problema (código CIAP) reseñado en el apartado de antecedentes familiares de su historia clínica. También puede definirse cuál es el episodio virtual que se evita al realizar determinada actividad, anotando el código CIAP correspondiente en el recuadro titulado “Prevención” (abajo, a la derecha).


Aun creando inicialmente un plan como “asociado a actividades preventivas”, podemos, al incluir actividades, modificarlas para que se disparen sólo en el caso de que la persona tenga anotado un episodio específico en su historial (por ejemplo, la vacunación contra la gripe en los diabéticos jóvenes, incluida dentro de un PP global de actividades preventivas).

En mi modesta opinión, el término que usa OMI-PRO: “Plan asociado a Actividades Preventivas” no es del todo correcto, pues parece como si dejara fuera muchas actividades clínicas de pura prevención, incluso primaria, que se aplican a grupos de riesgo, como la vacunación de la gripe en determinados adultos, antes comentada.

- Cuando lo que queramos sea que las actividades de un plan se disparen sólo ante la presencia de uno o varios problemas del paciente, optaremos por asociarlas a Actividades Rehabilitadoras y Curativas (Episodios). En este caso, el PP se mostrará por primera vez en OMI-AP cuando se añada a la historia el episodio CIAP que hayamos determinado. Una vez marcada esta opción, se pueden incluir uno o varios códigos diferentes en el apartado “Códigos asociados” (abajo a la izquierda) e incluso decidir si debe cumplirse uno solo de ellos o todos al mismo tiempo.

4. Realización y Sexo aplicable
Pues eso, hay que decidir quién va a trabajar con el plan o, lo que es lo mismo, a quién (código médico, de enfermera o ambos) se le debe disparar cuando trabaje con la historia clínica de los pacientes a los que se dirige este PP. Y también si debe aplicarse a los que tengan determinado sexo o a todos a barullo. También en estas características se pueden liar las cosas, haciendo que ciertas actividades de un mismo plan las realicen los facultativos y otras las enfermeras, o que, aunque el PP afecte a ambos sexos (¡aserto irrefutable! ;-), una actividad concreta sólo incumba por ejemplo a las mujeres: véase, como ejemplo, la mamografía de cribado en las mujeres de mediana edad, dentro de un plan general de prevención.

5. Añadir las actividades al plan
Ya estamos en la fase final. Lo que haremos ahora es rellenar la “caja” que hemos creado, con las actividades previstas que deberá disparar este plan. Lo suyo es, igual que con los protocolos, prediseñarlo todo sobre el papel y luego pasarlo al ordenador, entrando las veces que haga falta con el botón Añadir actividad. Como ya dijimos antes, éstas pueden ser de 4 tipos diferentes: DGPs, Protocolos, Órdenes Clínicas y Vacunas:

Cada vez que pinchemos en Añadir, podremos incluir una nueva actividad en el plan. Elegiremos el tipo y, dentro de éste, después de pulsar en el icono correspondiente, seleccionaremos el que nos interese. Por ejemplo un perfil analítico, un protocolo específico, etc.
Como ya se indicó, la nueva actividad toma por omisión los parámetros generales del plan que la incluye, pero sólo son un ofrecimiento, de forma que son modificables según convenga.
A Realmente, quien manda es la actividad, no los parámetros prefijados al diseñar la “cabecera” del plan. Es decir, que si por ejemplo en la cabecera pone que afectará a varones y en la actividad que a las mujeres, pues sólo se disparará para éstas últimas.
Cuando hayamos concluido esta última fase, habremos creado nosotros solitos un plan personal.
 

Trabajar con planes personales 

En el apartado anterior hemos creado un plan ¿pero cómo sabremos si funciona? Pues muy fácil: abrimos OMI-AP, seleccionamos un paciente que tenga las características requeridas para el disparo del plan, entramos en el tapiz y pulsamos el botonazo de la esquina inferior izquierda.
 

Se abre entonces un apartado, antes oculto, que nos enseña el nombre de los PPs asignados al paciente.

Como se ve en la figura anterior, los planes tienen diferentes iconos según su nivel jerárquico. También, aunque aquí no se vea, poseen color: rojo si contienen al menos una actividad pendiente de realización (cumplimentación) y verdes si están actualizados por completo. Esta codificación con colores se aplica también a las propias actividades incluidas en los planes, y asimismo muestran iconos que sirven para identificar el tipo de actividad:
 

¿Pero cómo se entra dentro de los planes para poder consultar y rellenar sus actividades? Pues hay, como siempre, varias vías para llegar a ellos. Por un lado, haciendo doble clic sobre el Tapiz, en la misma pantalla antes comentada y que nos muestra el estado de los planes, o bien pinchando en uno de los botones con el incono que semeja la cabeza de una persona.

Estos botones, con fondo de color verde el superior y rojo el inferior, son accesibles desde el Tapiz y desde Apuntes (desde Episodios y Curso descriptivo no se puede trabajar con los PPs).

Ambos botones llevan en el fondo al mismo sitio, pero presentándonos de forma diferente los planes del paciente y las actividades que los componen:

· PANTALLA JERÁRQUICA (botón verde)
· PANTALLA EJECUTIVA (botón rojo)

El botón verde nos conduce a la pantalla jerárquica. Aquí los planes se muestran de forma independiente, incluyendo cada uno todas sus actividades, tanto las realizadas (verde) como las pendientes (rojo). Incluso pueden verse actividades idénticas repetidas en más de un plan; esto, no obstante, no supondrá una duplicación de registro, puesto que al rellenar una se cancelarán también las otras que sean iguales.
La pantalla jerárquica dispone de un botón en el margen inferior izquierdo para la impresión de los planes personales.
Si pinchamos en el botón rojo iremos a la pantalla ejecutiva, que nos muestra sólo las actividades, independientemente del plan del que provengan, y agrupadas por tipo, es decir, todos los DGPs juntos, los protocolos, etc. Además, por defecto nos muestra únicamente lo que esté pendiente de cumplimentación (actividades “rojas”). Jugando con los botones con flechas podremos consultar también una pantalla con las actividades realizadas (verdes), agrupadas por tipo.
 

El que usemos una u otra pantalla para introducir datos y consultar los planes es cosa nuestra, la elección dependerá de los gustos y formas de trabajar de cada uno. Como sugerencia, a la mayoría de nosotros nos parece más útil la ejecutiva (roja) cuando lo que queremos es tan solo añadir datos y rapidito, y empleamos la jerárquica (verde) cuando además queremos consultar el estado de cumplimentación de los planes del paciente.

Desde la pantalla jerárquica se puede cambiar a la ejecutiva pulsando en el botón con el icono del hombre con gafas:

Lo que no se puede hacer es al revés: si entramos en la ejecutiva inicialmente, no podremos pasar directamente a la jerárquica, sino que tendremos que ir hacia atrás. Pero si se entra primero en la verde y de ahí saltamos con el botón a la roja, luego, con pulsar “Esc”, volveremos a la jerárquica otra vez.

Introducción de datos

La columna de trabajo es la encabezada por la palabra “Valor”, y la encontraremos, tanto en la pantalla jerárquica como en la ejecutiva, justo a la derecha del campo donde consta el nombre de la actividad. Haciendo doble clic en el interior de este campo o bien pulsando Intro estando el cursor en él, podremos “informar” la actividad. En el caso de los DGPs, es posible anotar directamente el resultado en el campo y si son actividades de otro tipo, se nos mostrará la pantalla específica del protocolo, vacunación o orden clínica que corresponda.

Suspender actividades de un plan para un paciente

En algunas ocasiones nos veremos en la necesidad de eliminar determinada actividad de un plan para una persona concreta e incluso de suspender todo un plan. Por ejemplo, si estamos ante la historia de un diabético con su plan correspondiente, en el que figura la actividad DGP “pulsos pedios”, resultaría sarcástico mantenerla como pendiente de realización, si se tratara de una persona con una amputación traumática de los MM. II. tras haber sido atropellada por un tren (por un poner); o bien, dentro de un plan preventivo, el DGP “consejo protección solar” en un niño negro senegalés.
Para eliminar una actividad de un plan, la iluminaremos primero desde la pantalla jerárquica o desde la ejecutiva de la historia del paciente y luego pulsaremos en el botón con la equis roja:

La actividad quedará suspendida exclusivamente para este paciente y podrá más adelante volver a activarse, pulsando el icono de la lupa que enfoca un signo más.
Si suspendemos, una a una, todas las actividades de un plan, éste desaparecerá por completo para el paciente en cuestión.

Esta posibilidad de eliminar actividades de un plan ya disparado, permite utilizar algunos trucos. Por ejemplo, si tenemos un plan preventivo para los adultos que incluye la primovacunación contra el tétanos, no nos estorbará, ya que podremos eliminar esta actividad vacunal en los adolescentes cuyo calendario vacunal infantil comprobemos que está correcto; o también podremos diseñar planes con actividades idénticas, pero repetidas con diferente cadencia, para que el profesional elija la adecuada en cada caso, borrando las demás, como sería la frecuencia de revisiones (protocolo) de un diabético, necesariamente diferente en función del tipo de tratamiento que precise su enfermedad.

Planes individuales o específicos

Cuando queramos definir un plan personalizado para un paciente concreto, entonces crearemos un plan específico. Como se explicó antes, la mecánica de su diseño es la misma que para los PPs que afectan a más de un individuo; la diferencia está en que pueden ser creados, desde OMI-AP, por cualquier usuario con “nivel sanitario” de acceso. Simplemente hay que pulsar, desde la pantalla jerárquica o desde la ejecutiva, en el icono con las figuras de un hombre y una mujer (¿lavabos mixtos?).
Se nos mostrará luego una pantalla similar a la de Lista de Planes y Actividades de OMI-PRO, donde seguiremos los mismos pasos descritos para la confección del resto de los PPs, con la ventaja de que desde aquí podremos copiar planes ya elaborados, para su aplicación tal cual al paciente o bien para que nos sirvan de molde sobre el que haremos las modificaciones pertinentes y ahorrarnos así una buena cantidad de tiempo.
Una vez diseñado el plan, y siempre que las condiciones de disparo coincidan con las actuales de la persona, se mostrará como pendiente para este paciente y generará un icono que semeja un hombrecillo.

 Las “vacunaciones previstas” se tratan como planes específicos para cada paciente, aunque no se diseñen desde este apartado que acabamos de comentar.

El planificador

Parece casi un titulo de película de suspense. Pues bien, resulta que es un apartado de OMI al que se accede desde las pantallas de los planes personales, pulsando el botón correspondiente:

Esta función sirve para rizar el rizo, planificando hasta la extenuación todo lo planificable de un paciente. Es ideal para un centro de Atención Primaria de Suiza, copado por profesionales obsesivos.
Desde aquí se pueden organizar, tipo “planning”, las actividades previstas en el futuro para el paciente, junto con sus citas correspondientes. Haciendo doble clic en la pantalla sobre una fecha, se configuran las citas y las actividades a realizar: ¡todo un lujo malayo!
 

Aplicaciones de los planes personales 

A estas alturas, se me ocurre que casi sobra este último apartado, pues todo consiste en repasar mentalmente en qué ocasiones nos podría venir bien que OMI nos avisara de que ha llegado el momento de realizar, y por lo tanto de registrar, una actividad clínica programada para nuestros pacientes o de rellenar determinados datos.
Muchas de las actuaciones cotidianas que llevamos a cabo en la consulta, son susceptibles de este tipo de tratamiento informático:
- Programas de control y seguimiento de las enfermedades crónicas más prevalentes.
- Recordatorio de las actividades preventivas a realizar, tanto en la población general como en las personas que reúnan determinadas características de riesgo.
- Campañas de vacunación, tanto universales como dirigidas a grupos especialmente expuestos.
- Protocolos de actuación ante determinadas enfermedades o situaciones.
- Programas de revisiones sistemáticas de estado de salud.
- Estudios de investigación prospectivos.
En fin, que esta herramienta de OMI-AP, usada con buen juicio, puede facilitar mucho el trabajo de médicos y enfermeras, y además empujarnos un poquito hacia el camino de la investigación multicéntrica, que tanta falta hace en la Atención Primaria española (¿y mundial?).
 

____________________________________________________________________________

Próxima entrega: LAS RECETAS
 
 
 
 
________________________________________________________________________

 Volver al principio