msgbartop
La blogosfera sanitaria hispana
msgbarbottom

16 feb 14 SEDACIÓN PALIATIVA.LO QUE PIENSO DEL TEMA

SEDACIÓN PALIATIVA.LO QUE PIENSO DEL TEMA





El dolor y la muerte es lo que somos, es lo que tenemos, es lo que nos queda.(José Antonio Sáez)

 HIPÓCRATES se pronuncia de la siguiente manera A nadie le daré una droga mortal aunque fuese pedida” (Juramento hipocrático).La naturaleza bien instruida por sí misma, hace sin aprendizaje lo que debe hacer (Pronósticos de Hipócrates) aunque esto que la naturaleza “debe hacer” sea en ocasiones misteriosa y terriblemente conllevar a la muerte del enfermo, añade Laín Entralgo  

Creo que Hipócrates el genuino genio de la medicina era ateo y no era Obispo ni ostentaba ninguna dignidad eclesiástica (no aun menos política”. Ni creo que la bioética sea cosa de monjas y de curas. Pero indudablemente este sabio griego pensaba aquello de que “mejor el dolor que la nada”.El dolor puede esperar algún milagro, la nada es irreversible.
Por otra parte el precepto “divinum es sedare dolorem”  debe prevalecer en el ejercicio de cada médico. Pero ojo, sin precipitar la muerte, que es a lo que no tiene nadie derecho (médicos y enfermeros).
Los políticos colectivistas nos han imbuido que  vivimos en una sociedad llena de miedos y de fobias, vacua de cultura, sin el menor aguante ante la realidad de la enfermación, del dolor  y de la muerte. Obsesionados sus componentes por no morir (“morirse en paz” se ha convertido en un proceso anticuado o suicida, la medicina politizada se apropia del moribundo o del enfermo terminal (con la complacencia y liberación de conciencia de los familiares) y le encarcela sin ningún derecho y decide por que se esta muriendo “paliando” del dolor y acelerando (esto es indudable) mediante fármacos poderosísimos  la muerte del enfermo con  la pretensión de que se muera “muy mejorado”- o por el contrario que se muera pronto - pues  prolongar a menudo su agonía y sus amarguras es prolongar esta amarga vida y originar un coste económico a los familiares y al sistema

Mis dudas revierten en  que la ciencia no es  una servidora de la muerte. La ciencia alarga la vida. Palía el sufrimiento a veces lo prolonga...no lo evita definitivamente.
La medicina colectivista por ende, ha abandonado los principios hipocráticos o “cultura sanitaria ancestral” heredada de nuestros antepasados: reposo, espera de la curación, convalecencias, remedios naturales paliativos, emplastos, infusiones, medicación popular….Abandona a un tiempo al enfermo, al que se considera como un generador de costes. Esto “significa la desaparición del principio ético médico en virtud del cual al enfermo  se le cuida según sus propias necesidades”.Y así, éste principio se ve sustituido en la actualidad por el “principio veterinario por el que se cuida al animal no solo según sus propias necesidades, sino también para satisfacer los imperativos de su dueño, patrono del veterinario y deudor de los gastos incurridos” .A esto se le llama “calidad de servicios” aunque podría llamarse “Veterinaria para hombres”.
 La muerte deja de ser un fenómeno natural y se vuelve un fracaso del sistema médico .La participación de la familia es mínima. La familia no participa. Espera de los grandes “especialistas” hospitalarios una especie de milagro y se irresponsabilizan de la realidad que es la enfermedad terminal  y la inevitabilidad   de la muerte
Los políticos, grandes ignorantes de la filosofía del dolor y de la muerte, grandes ignorantes de todo; todos, salvo excepciones, solo quieren mantener contentos con el sistema al pseudo enfermo, al llamado” consumidor de la salud” ahora “cliente” a quien el mismo sistema mediático se preocupa de mantener con una educación sanitaria nula- eso sí preocupado de sus votos- con todos los derechos y muy pocos o nulos deberes. Uno delos derechos se ría “morir dignamente”cuando la muerte es lo MÁS INDIGNO  que tiene la naturaleza humana.
Pero mis dudas sobre lo que pienso las vierto en el mismo juramento hipocrático donde se dice: “aplicaré mis tratamientos para el bien de mis enfermos según mi capacidad y buen juicio”.










Etiquetas: