msgbartop
La blogosfera sanitaria hispana
msgbarbottom

22 jul 13 Perdidos en la Brecha


Este inicio de año ha sido muy intenso para nosotros. Se nos ha ido acumulando el trabajo con proyectos, masteres, colaboraciones y las IV Jornadas Multidisciplinares Andaluzas de UPPs y Heridas Crónicas que celebraremos en La Línea (al fín conseguimos que algo se haga aquí) el próximo mes de septiembre.

Por ese motivo, hemos tenido que dejar a un lado colaboraciones y propuestas. Al pobre Chema Cepeda le debemos una cosa desde hace un tiempo :-))

Eso no quita para que, pese a que estamos disfrutando de este merecido periodo de asueto, sigamos leyendo noticias y haciendo de lurkers en los medios sociales donde habitualmente somos más activos.

Así, hace unos días nos llegó, a través de Manuel Bayona, una interesante noticia de como la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias había invertido para dotar a los equipos de emergencias de tableta conectada con la historia clínica digital andaluza. 

Una estupenda noticia, sin duda. 

El problema es que esa misma semana conocimos esta otra (ojo a los 40 comentarios), que bien podría servir de guión de una película de los Monthy Pyton si no fuera porque es algo serio, en la que un paciente estuvo perdido varios días en un hospital de los de postín de la sanidad andaluza porque no hay ni un triste registro integrado e informatizado de pacientes ingresados.

Afortunadamente se queda en un anecdota y no tiene que ver con la situación que viven algunos hospitales británicos, ese sistema sanitario que muchos usan de ejemplo.

Todo esto nos hizo acordarnos de que no pudimos participar en la última edición de #CarnavalSalud que trataba de la brecha digital.

Podemos debatir todo lo que queramos sobre esa brecha entre los profesionales mas avanzados, los que están llegando, los rezagados y los que no quieren moverse pero, me temo, que el debate sería en vano

Pero lo que está claro es que mientras las organizaciones no se tomen en serio esto de las TICs de forma planificada, ordenada e integradora, la brecha seguirá existiendo y mientras unos usan tablets otros seguirán anotando en cartulinas con un lápiz.

Algo sobre esto ya publicamos hace 3 años en este post.


Share/Bookmark

03 jun 13 A mi también #meJODEquenoPAGUEN



Hace ya unos días que no publicamos nada. Como muchos de vosotros andamos metidos en mil historias. Que si un master, que si un curso de la EASP, que si un proyecto (del que hablaremos en breve), que si CGInnova.

Y es este último proyecto el que nos saca de este breve periodo de desconexión. Y no por sus sombras (que tiene muchas y algún día hablaremos de como estamos aprendiendo del fracaso que es) sino porque una de sus pocas luces se está viendo empañada por la inmensa torpeza de un sistema que no sabe cuidar las cosas buenas que tiene.

Y no nos referimos a nosotros... Nos referimos a la desagradable situación que está viviendo Manuel Escobar, gerente de BIOCAPAX, empresa que fue la primera en creer en nuestro proyecto, en ofrecerse desinteresadamente a colaborar pese a que no ofrecíamos dinero sino trabajo y esfuerzo. Y lo hizo ya con facturas pendientes de cobro de una empresa pública.

La cuestión es que BIOCAPAX lógicamente no vive del aire. No vive de hacer apps gratis para nosotros. Entre otras cosas vive de dar servicios especializados a empresas entre las que se encuentran hospitales públicos.

Y como todas las empresas necesita cobrar por los servicios que presta, al igual que los responsables de las empresas públicas responsables de los pagos esperan cobrar su nómina al final de mes por sus servicios. Pero éstos, en demasiadas ocasiones, olvidan lo primero y retienen facturas con peregrinas excusas que en la mayoría de las ocasiones son absorbidas por la elasticidad de la tesorería de las empresas.

Pero cuando ni siquiera te ponen esas tramposas excusas, la sensación de que te toman el pelo es cada vez mayor y te dan ganas de hacer barbaridades. Al menos yo me las plantearía.

Sin embargo BIOCAPAX es diferente. Pero lejos de ir a la prensa, contar que "desde 2009" le deben las facturas por el mantenimiento y el alojamiento de la web del hospital de Jerez y se las deben porque alguien ha decidido no pagarselas sin mediar explicación alguna, ha decidido iniciar una Campaña para que todos aquellos que estén en su situación consigan que la administración pública cumpla con los compromisos de pago, esos mismos que exige a los demás cuando es la acreedora.

Obviamente ha utilizado la web del hospital de Jerez como plataforma (por algo es suya mientras no le paguen) pero sin cortar los servicios para los usuarios que accedan a ella.

Puedes ver la explicación en su blog. Y si te parece bien, ya sabes, mueve el hashtag #meJODEquenoPAGUEN.

En fin, que hay cosas que nunca podré entender de esta administración pública, que por un lado llena documentos hablando de la colaboración necesaria con empresas y por otro lado empobrece a esas mismas empresas financiandose indirectamente al no pagarle las facturas.



Share/Bookmark


Share/Bookmark

29 abr 13 Perversiones y desincentivos

Nicola Cangiogli en 500px 

Los que me conocen y han sufrido muchas de mis diatribas, saben que defiendo, posiblemente por mi pasado de empresario de medio pelo, que una de las cosas que necesita la función pública para mejorar, además de la necesaria profesionalización de la gestión y de los sistemas de selección, nombramiento y evaluación de los gestores, pasa por modificar el sistema retributivo añadiendo una parte variable asociada al cumplimiento de una serie de objetivos.

No debería ser un sistema de incentivos (posiblemente, como dice este video, los incentivos económicos en procesos complejos como los sanitarios no sean la mejor solución) sino un sistema de retribución variable que debería cumplir 2 premisas. En primer lugar, debe estar basado en objetivos reales, medibles, consensuados, escalares, basados en la mejor evidencia disponible y, sobre todo, TRANSPARENTES. En segundo lugar, el sistema debe diseñarse no solo premiando (añadiendo una cantidad previamente conocida al salario) sino que se debe articular un sistema de "incentivación inversa" que, en determinados casos, reste un porcentaje a aquellos que no cumplan con esos objetivos prefijados.

Hace unos años, con el surgir del modelo de Gestión Clínica, el Servicio Andaluz de Salud inventó un sistema de incentivos que llamó Complemento al Rendimiento Profesional que no solo no cumple con las premisas anteriores sino que, debido a otras tres características, se ha terminado convirtiendo en un sistema perverso.

Por un lado es un sistema eminentemente "buenista" diseñado más para "comprar voluntades" en una organización que contaba con demasiados detractores hacia el nuevo sistema de gestión clínica en el que, gracias al carácter grupal de los indicadores, los resultados de los mediocres siempre se compensan y diluyen en los resultados de la unidad de forma que, los que lejos de aportar, restan, siempre perciben una parte de los incentivos de tal manera que el abono se convierte en "una tercera paga extra" encubierta.

Por otro lado, y por aquello de que es un sistema diseñado más para comprar voluntades que para el propósito de incentivar el rendimiento y la consecución de objetivos, el sistema de incentivos no es lineal sino asociado a una tabla retributiva (asociada a su vez a categorías profesionales) de forma que no siempre recibe un mayor incentivo aquel que ha conseguido una mayor consecución, un mayor rendimiento o ha aportado más a la consecución de los objetivos de la unidad.

Y por último, el sistema lleva un sistema de valoración individual asociado a unos objetivos individuales. Pero como ni los objetivos son evaluados de forma continua (y si  sus objetivos se evalúan no se comunican a los profesionales) ni los responsables de esa evaluación tienen capacidad para evaluar (por falta de preparación, de actitud o simplemente de "arrestos"), en la mayoría de las ocasiones la evaluación individual es lineal, otorgando la misma nota a todos los miembros del equipo (o maquillándola con pequeñas variaciones de medio punto).

En definitiva, un imperfecto sistema en una organización  que no es precisamente perfecta, y que con el aumento de peso de objetivos ligados a gasto (Capitulo I, gasto farmacéutico, demoras, etc...) se ha terminado de malear y corromper consiguiendo, en muchos casos, lo contrario de lo que pretendía.

Y nuestra unidad es un ejemplo palmario de ello. Por razones que todos los de la unidad conocemos (somos la unidad con el peor Indice Sintético de Calidad de Andalucía) hemos perdido casi 25 puntos (sobre 100) en los últimos 4 años hasta sacar un triste 50,7 (sobre 100).

Sin embargo, los responsables (por desidia, pasividad, complicidad, inacción, irresponsabilidad e incluso, por qué no decirlo, corrupción) de esta nada insignificante reducción en la consecución de objetivos de la unidad van a recibir una cantidad "como incentivo a su buen hacer profesional" mayor que la que va a recibir el personal de enfermería (de los celadores y los administrativos ni hablamos) que, religiosamente, cumple con los objetivos que se le marcan de forma manifiesta, medible, contrastable y continuada (aportamos de forma directa e indirecta el 40% de los objetivos)

Nadie se extrañará de que, en este escenario, nos den ganas de dejar de cumplir con nuestros objetivos (cosa que, por compromiso, no haremos).

Seguro que el hasta ahora director de la unidad (se le ha premiado cambiándolo de unidad), un eventual al 75% (situación inimaginable en la empresa privada) que es el que más cobra por semejante éxito, tiene la desfachatez de venir a pedirnos que hagamos un esfuerzo suplementario para los objetivos de este año.

Que nadie se confunda, que no es un problema de categorías. En nuestro caso ha salido perdiendo enfermería pero puede que en otras unidades pase al revés. 

El problema es del sistema. Por eso, lo mismo es el momento de plantear una revolución... lo mismo es el momento de cambiar el sistema. Nosotros vamos a plantearlo.


Share/Bookmark

12 ene 13 Necesitaremos un SIGLO para reponernos


Es posible que alguien pueda llevarse a equívocos al ver esta foto, pero no, no es orina lo que llena esos dos botes de muestra sino lo que los pacientes de nuestra planta llaman "rebujito", una mezcla de manzanilla y tila que toman antes de dormir.

Es posible que muchos puedan llevarse a también a equívocos al ver esta foto, pensando que lo hemos hecho para poder hacer una foto chula para #fotosdesalud pero tampoco.

Incluso es posible que algunos piensen (e incluso digan) que es un montaje para cargar tintas contra nuestra organización. Poco nos conocen si creen eso.

La verdad es que esos botes de orina están llenos de "rebujito" porque a las once de la noche de ayer viernes no había vasos de plastico en mi planta donde poder servir el brebaje. Pero no solo no había en la planta sino que no había vasos de plástico en todo el hospital y no los va a haber en todo el fin de semana.

Ya comentamos en una entrada en mayo pasado (ha llovido desde entonces) que se ponía en funcionamiento SIGLO y con él se avecinaban (ya los había entonces) muchos problemas de abastecimiento pero suponíamos que con los meses todo iría rodando mejor.

Casi 9 meses después de su implantación, el resultado no puede ser peor. 


Nuestros almacenes, otrora repletos, están ahora raquíticos de productos de primera necesidad como son vasos, cucharillas desechables, cañitas, pañales o salvacamas. Obviamente de productos más sofisticados como apósitos y vendas especiales ni hablamos.

En todo este periodo, el responsable local de la plataforma ha usado la antiquísima técnica del ventilador para repartir la responsabilidad de esta situación a diestra y siniestra. Pero, independientemente de que pueda ser verdad que aquellos que piden no lo hacen todo lo bien que pudieran, que los que preparan los pedidos no tienen ni  personal ni preparaciñon suficientes como para funcionar como una central logistica de Mercadona (que surte primorosamente los supermercados de 3 o 4 provincias), que el sistema informático no sea el mejor del mundo, o que la culpa la tienen otros directivos (esta excusa ya no sirve) no hay justificación para que, la mayoría de las veces, la falta de material sea causada por roturas contínuas de stock de productos de alto consumo. La única explicación para esa continua falta de material es su manifiesta incompetencia.

Pero es aún peor. Porque además del enorme daño que situaciones como esta (la gente ha llegado a comprar vasos de plástico y cañitas para toda la planta) hacen a la imagen pública del conjunto del SSPA, el daño económico es mayúsculo si pensamos que 100 vasos de plástico valen apenas un euro y medio y cada bote de orina de 100 ml vale eso mismo. Es casi como atar perros con longanizas. Cuando se evalúe el consumo de las unidades (si es que se puede calcular) alguien dirá que se consume demasiado.

Llegados a este punto, es posible que haya quién se sonroje o incluso puede que se rasgue las ropas si a alguna mente pensante (esas mismas que tienen el boton del ventilador a mano) se le ocurre la idea de externalizar algunos departamentos porque con la gestión pública son manifiestamente ineficientes cuando lo sensato es ser mucho más exigentes con los que son manifiestamente irresponsables.

Obviamente del LEAN de Osenseis ni hablamos por ahora.



Share/Bookmark

12 dic 12 #121212


Son las 10:26:50 (cuando empiezo a escribir este post) del día 12/12/12. Huelga decir que la pretensión es lanzarlo a la Red a las 12:12:12 de esta misma mañana, como para experimentar en ese momento ese salto cuántico a otra dimensión en un abrazo que, especulativamente premeditado, se debe hacer unísono en esa global confluencia cósmica (segundo arriba, segundo abajo) que nos transforme, sin mediador ni potenciador químico alguno, en un TODO que véte a saber a dónde nos lleve y eleve.
La verdad es que miedo me da el viaje, no vaya a ser un camino sin retorno en el que el frío de esta mañana no deje ver sendero de vuelta alguno y no pueda recoger a mis niños del cole pasada la hora prefijada: Yo sólo voy a beber agua por si acaso a partir de que le de al "Enter"...

Pero no solamente hoy se dan esas circunstancias confluentes en las que el "episteme" y la "doxa" se hacen uno, y liman diferencias; y en el que solamente hubiera faltado un sorteo extraordinario de la Lotería Nacional para hacer creer a sus afortunados que todo no van a ser miserias ni ruínas ante un frio invierno venidero en que la temporalidad y cadencia de los solsticios parece ser que cada vez se sublima y diluye más, ahogando cualquier sueño y redescubriendo la impunidad cada mañana junto al desayuno.

Hoy hace un año de la propuesta colaborativa #Diferencia_T a través de la que, y estos últimos doce meses, cada cual ha sacado y rendido compromiso a un planteamiento y ensayo sin precedente en nuestro entorno y en la medida de su particular y evidente acierto, valor en resultados (¿?), nivel de confección, participación y difusión y, por qué no decirlo, origen o "ñoñería" (sigo diciendo que la cajera fue violada la noche anterior por el encargado de almacén y de ahí su sentimiento de despegüe); fundamentos y conceptos todos a través de lo que fue la invitación a participar y acumulados alrededor de lo que debe ser una actitud ofertada desde la empatía, la profesionalidad, la condescendencia o el aprendizaje mismo de técnicas relacionales y llegado el caso. Sea como sea ENHORABUENA por ése otro viaje que hoy llega a su fin (no me lo termino de creer ;-).

En esa confluencia que se vaticina hoy, mi niño y yo, en este #12/12/12 y con el permiso de la autoridad (la cósmica, la terrenal, la sinérgica, la divergente y la impune), vamos por fin a ver a "Dios"  viajando a otra dimensión y en ese anticipo de lo que para él (y para mi) van a ser los Reyes Magos de este año y que ya no son de Oriente, ni de Triana: esta vez, y para nosotros (sin que pueda, o tal vez si, servir de precedente), vienen de Cataluña.

Sea como sea, la jornada posee todos los atributos para ser y convertirse en "un día especial", y no habrá Naloxona© suficiente para esa sobredosis de opio que, en esa búsqueda de una felicidad ilusoria del pueblo, terminamos encontrando mística, relacional, terrenal o artificiosamente sin plantearnos mayores contradicciones en mitad de nuestras miserias y anhelos: Es el precio y la respuesta en nuestra huída del desencanto. Seguimos (éso espero). Y sí, #Diferencia_T
















Etiquetas: , ,

10 dic 12 Hormigas, Vergüenza y Rabia 2.0

Existen diferentes y variados usos para un blog. Como ya hemos dicho muchas veces, nosotros no lo utilizamos con fines didácticos sino más bien como vía de escape a las desazones generadas en el diario de dos enfermeros asistenciales.

Uno de los principales productores de este desasosiego es el plus de responsabilidad que autogeneramos cuando pensamos que cada vez que vamos a algún congreso o evento científico adonde nos invitan, lo hacemos, aunque haya quien no quiera verlo así, en representación de nuestro hospital y de nuestra empresa. Más aún, aumenta nuestro desasosiego, cuando pensamos que aquello que defendemos, vendemos o incluso representamos se aleja muchísimo de la realidad con la que nos encontramos al volver a nuestro centro de trabajo.



Esta tristemente frecuente situación dicotómica, que ha generado más de un post, tuvo su punto culminante hace un par de días.

¿Qué pensaríais de un restaurante, de un hotel de 4 estrellas o de una clínica dental si tuvieran una plaga de hormigas?


Pues nuestra planta de hospitalización, que es más o menos las 3 cosas en una, la tiene. 

No desde hace dos o tres días (que podría ser excusable) sino desde hace meses. Incluso el blog del Preticante le dedicó un post en septiembre. 

No es sólo una habitación, sino en casi la mitad de ellas incluida la que usamos de Aislamiento (que ahora mismo es, agarrense al asiento, un Aislamiento Protector). Y si ha llegado hasta nuestra planta, que está en el tercer piso, han pasado y posiblemente anden también por la segunda (que es la Maternidad y Neonatología) y antes incluso por la primera (que es donde están los pacientes quirúrgicos).

Con este post no pretendemos crear alarma social. Es muy posible que las hormigas no sean vector de ninguna enfermedad importante (al menos que nosotros sepamos), pero, al mismo tiempo, es indudable que la imagen de insalubridad que transmiten no es propia de un centro hospitalario.

Con este post no queremos señalar responsables (ya se retratan solos). Lo que queremos  es que en algún momento no se cumpla aquella inefable teoría de Julio Mayol, aquella que establece que los problemas no se solucionan sino que chorrean hasta más abajo. 

Sin ir más lejos, lo más que nos dijeron es que lo dejarían anotado para el lunes, cuando notificamos la incidencia, el sábado, al responsable de turno. 

Tampoco queremos decir lo que hay que hacer aunque no podemos dejar de pensar que si se puede cerrar media planta de hospitalización para cuadrar el maltrecho Capítulo I o se pueden generar ectópicos para aliviar presiones asistenciales, lo mismo se puede hacer algo parecido para fumigar, o como mínimo como medida de elegancia para con los pacientes afectados.

Con este post lo que SI queremos es NO perder los pocos argumentos que nos quedan para defender la Sanidad Pública. 

Hace pocos días, después de nuestra conferencia en las I Jornadas de Nurstic, algunos supervisores nos "pasearon" amablemente hasta uno de los controles de enfermería (son 3) de la Medicina Interna del Hospital de Vinalopó, hospital de colaboración público-privada que atiende a la mitad de la población ilicitana. 

Bastó un momento de silencio, orden, limpieza y cuidada imagen de marca para que directamente se nos calleran dos lagrimones de ENVIDIA. Envidia de ver un hospital nuevo, muy bien dotado, impecablemente cuidado y en el que cada detalle es importante. 

En contraposición, situaciones como la que hemos descrito lo que hacen es que se nos caigan dos lagrimones, pero de VERGÜENZA y de RABIA. Vergüenza de no tener palabras lo suficientemente convincentes como para excusar a la institución y Rabia de ver como le hacen un flaco favor a la defensa de lo público y como, sobre todo, nos dejan sin argumentarios a aquellos que estamos convencidos que desde lo público las cosas se pueden hacer tan bien o mejor que en la gestión privada. Rabia de pensar que, a lo mejor, estamos equivocados.

¿Con que cara le hablamos de innovación a la gente mientras hay hormigas por los pasillos?

En fín que como sigamos descuidando tanto nuestra imagen, más que un hospital, dentro de nada pareceremos una granja, como la de la famosa canción de "Il Pucino Pío"....seguro que ya la conocéis!! 




Share/Bookmark

29 oct 12 Manual de Procedimientos Generales de Enfermería del Hospital Universitario Virgen del Rocío

Vía Observatorio para la Seguridad del Paciente, nos ha llegado la información de que el Hospital Universitario Virgen del Rocío, de Sevilla, ha publicado su Manual de Procedimientos Generales de Enfermería.

Nos alegra ver, que un documento de estas características es compartido de manera abierta. Sin duda es un avance es la manera de entender la clínica.

En el siguiente enlace, podéis tener acceso al documento, que por supuesto, os recomendamos, ya que según las palabras del Director de Enfermería, Juan Manuel Luque Ramírez:

Los procedimientos generales que componen esta publicación están sustentados por la mejor evidencia científica, y están disponibles para ser consultados en todo momento por los profesionales, con la certeza de prestar cuidados enfermeros con los mismos estándares de calidad.
Un aspecto innovador y muy importante, de este manual, es la inclusión explícita de puntos críticos de seguridad para el paciente, es decir, aquellos que pueden ocurrir en alguna de las fases del procedimiento.

Y esto es lo que nos termina de gustar de este documento, que se trabaje sobre Evidencia y teniendo en cuenta la Seguridad del Paciente.

Esperamos que os resulte de utilidad.

22 oct 12 La Dieta de Choque


Sería muy pretencioso por nuestra parte pensar que, desde la Consejería de Salud, lleguen a leer nuestros post (bueno, alguno igual si lo leen) sino que además nos puedan hacernos algo de caso.

Pero lo importante de la cuestión es que, parece ser que, al fín, la Consejería ha decidido, tal y como propusimos en nuestro Tocinete Ibérico, adelgazar su estructura.

Y el recorte no es precisamente baladí. Y de ahí que la rueda de prensa la dieran mano a mano la Consejera de Salud y el gerente del Servicio Andaluz de Salud. 71 puestos directivos van a ser amortizados, o sea que desaparecen de la estructura y del Capítulo I como gasto, con su correspondiente ahorro. Nada más y nada menos que 4,9 millones de euros.

Ya dijimos en Twitter que la medida, además de ser cosmética, nos parecía acertada y necesaria, más aún en este momento de gran presión para los profesionales. Aunque hay muchos interrogantes y habrá muchas voces discordantes, nadie podrá decir que esperaba un recorte como este que, en la historia del SSPA, no tenía precedente.

Pero que sea valiente y acertada ya no es suficiente. En aquella entrada dijimos que llegando a la cuarentena hay que empezar a cuidarse. Y eso implica mucho más que ponerse a dieta unos días o ir al gimnasio de vez en cuando.

Perder el sobrepeso requiere de un plan. Y por eso, el SSPA tendrá que replantearse muchas cosas. Esta vez no le bastará con recolocar a los que quedan.

Tendrá que pensar en los paraqués y en los porqués de muchas estructuras, sillones y funciones. Mucho más cuando, por aquello de que la consolidación del modelo de Gestión Clínica se ha quedado a medias, conviven en nuestros centros hospitalarios una estructura directiva jerarquizada y vertical con una estructura de atomización clínica sin arquitectura que las armonicen.

Este deberá ser, por tanto, el periodo de valorar que más cambios son necesarios para reorientar todo el sistema hacia un modelo organizativo u otro. En cualquiera de los dos casos, habrá que seguir recortando en la estructura tocinética intermedia y para ello, hacer dieta solo una semana no será suficiente. El plan pasa por hacer dieta viendo que podemos permitirnos y que no. Por valorar que es eficiente y que dejó (si alguna vez lo fue) de serlo.


Billy Idol - Shock To The System por BillyIdol-Official

Share/Bookmark

19 oct 12 Optimismo no realista vs. rostro de mármol (Con evidencia científica).


 Nos empeñamos, en esta época, muchas veces más por connotaciones ideológicas, partidistas o corporativistas, en intentar identificar al culpable o culpables de esta situación actual de crisis (económica, de valores, de solidaridad, de impunidad) y cuando, a la vez y por supuesto, los culpables y responsables nunca somos nosotros. Son los otros: los de la deuda, los de la actual o la anterior, o la anterior a la anterior, la histórica y la historiada. O todos juntos. O los mercados. O el socialismo tergiversado, o el fascismo latente o el comunismo de despacho y subvencionado. O Dios, o su madre...

Cuando parece haberse descubierto la región del cerebro que controla lo que ha venido a llamarse "sesgo optimista", por el que "el ser humano lo es hasta un punto casi enfermizo, creyendo que las cosas malas, como enfermedades o accidentes, solo pueden sucederle a los demás y tendiendo a infravalorar los riesgos", es cuando quizá, y en este entorno de búsqueda de responsabilidades, podemos creer haber encontrado una respuesta a esa búsqueda latente de culpables que haga que nos sintamos libres de la necesidad de tener que expiar responsabilidad alguna y poder así recortar en los demás. Es cuando, a lo mejor, podemos creer tener una explicación a por qué infravaloramos entonces, en su momento, el que la historia se nos estaba yendo de las manos. El por qué se llegó a negar un estado precipitado de crisis anteponiendo una falsa idea de "a mi no me va a pasar, éso solamente le pasa los demás", estamos acomodados y seguir en ello es el objetivo. Y éste, evidentemente pasaba por no despejar dudas, sillones y estatus. Para mi y mis correligionarios.

Esta región cerebral se trata del giro frontal inferior del hemisferio izquierdo, una pequeña área del encéfalo que inhibe de alguna manera el efecto de las malas noticias o los malos pronósticos o presagios. Y debe ser el responsable, a menos que identifiquemos otros intereses...

Claro, para ello, habría que empezar reconociendo no solamente la existencia de esa parte del cerebro (que existe), sino la existencia misma de cerebro en el interior del cráneo de quienes nos representan y dirigen nuestros designios. 
Por lo que es en ese momento cuando surge la gran duda alrededor de ese paradigma que hace al ser humano, por un lado, optimista por naturaleza y, por otro, portador de un rostro de peso por el que jamás va a reconocer su parte de predisposición a ser actor de reparto en el conjunto de una película que ha acabado con un final triste, jodido y por nadie imaginado (o quizá si): Su grado de corresponsabilidad.

A lo mejor, todo sería tan sencillo como desactivar esa parte del cerebro responsable del "No fear" (sin miedo) individual, para así proporcionar realidad a los cálculos y empatía a esa idea de potencial de ingeniería cognitiva colectiva en el que todas la opiniones deberían sumar al consenso que realmente nos condujera en mitad de la tempestad... pero no.

Estamos cansados de que otros decidan por nosotros, es evidente, y de que cualquiera anteponga siempre su giro frontal inferior del hemisferio izquierdo, sin entender que el resto posee tambien el suyo propio, y creyendo haber dado con la solución para "el todos", e infravalorando el riesgo; ése que luego resulta salpicar a los demás cuando nunca se imaginó para uno mismo siendo, como no, "un optimista irreal" sino un jeta de peso.


Etiquetas: , ,

08 oct 12 La suerte está echada, petardos.

Me apresuro en dejar a los crios en el cole, porque hoy sigo mi devenir por el SSPA esta vez como supuesto paciente (la verdad que ya aprendí a armarme de paciencia hace tiempo en estas cuestiones y dar el voto de confianza y margen que las estructuras organizativas requieren y deseas para ti cuando eres tú el que provoca la demora).

Tengo que sacarme sangre y a la vez hacerme un retrato anteroposterior (AP) de toda la columna (aparte caderas y rodillas) por intentar descartar algo sistémico que esté provocando una cadencial subida de la tensión ocular del izquierdo (aparte tabaco, sobrepeso, alcohol y falta de ejercicio, comentó la reumatóloga, y el que me fijo mucho por no perder detalle).
Y ahí me presento, en esa sala de espera abarrotada la plaza con el resto de pacientes acostumbrados ya a estas cuestiones y apretándose unos el algodoncito tras su paso por la fila de a dos que te va encajonando en esos puestos extractores que se encuentran planteados de la misma forma que cuando yo pasé por aquí hace veinticinco años en las prácticas de aquel trimestre en laboratorio: 

-Niño, tú hoy a extracciones que así vas cogiendo práctica   en las venas.
En las venas de otro, está claro. Mientras perdía toda posibilidad de vivir en directo el aprendizaje de los parámetros obtenidos y de esas técnicas analíticas que me permitiesen conocer el fundamento bioquímico y biológico de cualquier desorden que acabase instaurándose patológico en el cuerpo de cualquiera. Y porque de esa manera, cualquiera de las enfermeras de cualquiera de aquellos puestos podía mientras salir a desayunar, mientras tú te peleabas con los botecitos de colores y la vena de aquella señora que se la había dejado en casa aquella mañana.
Hoy era una MIR la que entre el público y aprovechando la tediosa espera del respetable, repartía encuestas de la UGC de los laboratorios del Complejo Hospitalario de Jaén. Si, una MIR, que seguro que tenía veinte millones de cosas mejor que aprender por todo el Hospital que estar allí con cara de pocker (de haberlo perdido con una simple pareja de ochos) y entregando papelitos que redundarán posteriormente en la Unidad como uno de los objetivos manufacturados para el cobro del CRP de otros... Muy solícita ella le iba incluso leyendo las preguntas a quienes referían no saber leer y anotando sus respuestas:
-La sala de espera la ha encontrado...
-Antes de hacerle la extracción...
-En el momento de la extracción...
-¿Recomendaría a algún familiar este servicio?...
¿Cómo voy a recomendarle a nadie que venga todas las mañanas a echar un rato aquí para que le saquen sangre, esté en ayunas hasta las tantas y se lleve con la mejor de las suertes dos o tres pinchazos del niño de las prácticas que está en el puesto de la otra que se ha ido a desayunar a la cafetería de enfrente, con el pijama y los zuecos puestos y que es de un primo de una vecina? (la Cafetería de enfrente)...

Lo peor lo de mear en el bote y esperar antes a que saliese del servicio el abuelo que entró antes, que con éso de la próstata me estaba comiendo ya toda posibilidad de llegar a la hora de la cita de los RX.
No podía faltar el vendedor de cupones, que en el momento de aparecer te hace pensar que allí o te matan o te haces rico, así que he comprado iguales para el Viernes, que creo que toca una pasta y por si acaso.
He tenido una premonición y le he pedido el 126, o el 26 o el 6 si lo llevaba...

Casi no llego a las radiografías, tengo que dejar de fumar, está claro. La compañera me ha invitado, mientras me retrataba, a que no respirara, ¡Joder! si casi no puedo, me estaba ahogando de la cuesta que he subido de una parte del Hospital a otra...
Me han entregado mi primera "factura sombra" de lo que cuesta la sesión de negativos óseos de esta mañana. Cuestión que me ha hecho caer en la cuenta de que hay que racionalizar el gasto y de lo bondadoso que es nuestro sistema y la suerte que tenemos y lo importante que es que "conozcamos, exclusivamente a título informativo, que los procedimientos y tratamientos que he recibido en ese centro hospitalario, suponen un coste que en ningún caso tendré que abonar ya que, como sé, la sanidad en Andalucía se financia a través de los impuestos que todos aportamos. Pero que quieren hacérnoslo saber desde el convencimiento de que es una información de mi interés para que sea consciente de en qué se emplean los presupuestos de la Comunidad autónoma": 17´37 las dos de cuello y 43´42 el resto de columna lumbosacra, pelvis y rodillas... Lo que hace un total de 60´79 €.
Que unido a los cinco euros de los ciegos, unas 11000 pelas y sin haber salido todavía del Hospital a desayunarme con una leche manchada y media de churros. Para que luego me diga mi mujer que en qué me gasto el dinero.

Hoy ha sido una mañana de mucha suerte. De esas en que ésta llama a tu puerta sin saber a qué, y tú respondes una vez más que, suerte estar vivos y que otros velen por nuestro estado de bienestar sin olvidar el suyo propio. Petardos...

Etiquetas: , ,