Arteritis de la Temporal

Arteritis de la Temporal / Temporal Arteritis

The American College of Rheumatology 1990 Criteria for the Classification of Giant Cell (Temporal) Arteritis. Arthritis Rheum. 1990 Aug;33(8):1122-8.

  1. Edad al comienzo de la enfermedad >=50 años
    Desarrollo de los síntomas o clínica por encima de los 50
  2. Cefalea de reciente comienzo
    Comienzo de cefalea o dolor localizado craneal.
  3. Anormalidades en la arteria temporal.
    Sensibilidad de la arteria temporal a la palpación o disminución de la pulsatibilidad no relacionada con aterosclerosis de las arterias cervicales.
  4. Velocidad de Sedimentación Elevada
    Velocidad de Sedimentación>=50 mm/hora por el métido Westergren
  5. Biopsia arteria anormal
    La biopsia demuestra vasculitis caracterizada por el predominio de cálulas mononucleares o inflamación granulomatosal,generalmente con células gigantes multinucleares.

Arteritis de celulas gigantes. Calvo R. Servicio de Medicina Interna, Hospital Regional Universitario Infanta Cristina, Badajoz.
An Med Interna 2002 May;19(5):257-62. Revisión de conjunto. Texto completo accesible.

La arteritis de células gigantes (ACG) o arteritis temporal es la vasculitis sistémica más frecuente en nuestro medio, y su incidencia puede haber aumentado en los últimos años. La ACG afecta a vasos de mediano y grueso calibre, con preferencia por las arterias extracraneales, y ocurre en mayores de 50 años. La etiopatogenia es desconocida, aunque diversos agentes infecciosos pueden estar implicados. Una biopsia de arteria temporal normal no excluye el diagnóstico de ACG, ya que las lesiones pueden ser segmentarias. Las complicaciones más temibles de la ACG son la pérdida visual permanente, los ictus isquémicos y los aneurismas de aorta torácica y abdominal. El tratamiento consiste en corticoides a dosis altas, y actualmente no existe una alternativa terapéutica eficaz sin efectos adversos importantes. La mortalidad de los pacientes con ACG tratados no parece estar aumentada significativamente, probablemente debido al correcto diagnóstico y manejo de esta entidad.

Analisis de una serie de 55 pacientes con arteritis de celulas gigantes confirmada por biopsia. Bustamante M., Mari A., Monteagudo J., Casanovas M., Jordana C., Tolosa V., Oristrell S. Servicio de Medicina Interna, Corporacio Sanitaria Parc Taul, Instituto Universitario Parc Tauli, UAB, Barcelona, Spain.
An Med Interna 2004 Oct;21(10):473-6. Texto Completo libre.

Introducción: Descripción de las características epidemiológicas, clínicas, respuesta al tratamiento y complicaciones de una serie de 55 pacientes con arteritis de células gigantes(ACG) confirmada por biopsia en un hospital comarcal. Material y métodos: Estudio retrospectivo de los pacientes diagnosticados de ACG por biopsia de arteria temporal en el periodo comprendido entre 1989 y 2001 en nuestro centro. Resultados: La incidencia anual aproximada calculada en nuestra área sería de 4,1 casos por 100.000 habitantes mayor de 50 años. La edad media al diagnóstico fue de 74 años y un 78,2% eran mujeres. El síntoma más frecuente al diagnóstico fue la cefalea (81,5%), seguido de las manifestaciones sistémicas (74,1%), a más distancia se encontraba la claudicación mandibular (32,7%), trastornos visuales (30,2%), manifestaciones isquémicas (17%). La polimialgia reumática se asoció a ACG en el 49,1%. La palpación de arteria temporal fue anormal en el 76,9% de los pacientes. La dosis media de inicio de tratamiento fue de 69 mg prednisona /dia, con una media de tiempo de reducción a mitad de dosis fue de 3,5 meses. Un 24,1% de los pacientes presentaron un rebrote durante el primer año. Un 38% de los pacientes presentaron complicaciones durante el tratamiento corticoideo. La VSG fue inferior a 50 mm en el 12,7% de los pacientes, existía anemia en el 37,7% y trombocitosis en el 32,1%. En estos últimos se detectó una tendencia a la relación con presencia de alteraciones visuales específicas. Conclusiones: La incidencia de ACG en nuestra área estaría dentro de las zonas de baja incidencia. Los resultados de nuestra serie no difieren de otras descritas previamente en la literatura en cuanto a las manifestaciones clínicas de los pacientes, existe un claro predominio del sexo femenino y se detecta una tendencia a la relación de alteraciones visuales específicas con presencia de trombocitosis.

 

Indicaciones y limitaciones de la biopsia de la arteria temporal en la arteritis de Horton.Aguirre E., Alvarez B. Servicio de Medicina Interna, Universidad del Pais Vasco/Euskal Herriko Unibertsitaten, Bilbao. Rev Clin Esp 2001 Jun;201(6):327-9. Texto Completo.

La limitación del valor de la biopsia está condicionado por su imperfecta sensibilidad, que se estima en rangos que oscilan entre el 50%-91% 7-10 . Estas diferencias vienen condicionadas por factores ligados tanto a la selección de la arteria y a la técnica de la biopsia como a la selección adecuada del paciente. En relación al primer punto, las limitaciones fundamentales son:

1) Exploración insuficiente del paciente con sospecha de AH. Es obligado explorar todos los trayectos vasculares, incluida la búsqueda de soplos vasculares y las diferencias tensionales y la palpación minuciosa de las arterias temporales, buscando manifestaciones inflamatorias como hinchazón o dolor, o la disminución o pérdida de pulsos. Se ha intentado aumentar la sensibilidad de la biopsia o incluso diagnosticar la arteritis con procedimientos de imagen, pero existen muchas dudas sobre su utilidad práctica 7 .

2) Las características de la muestra, dado el carácter segmentario de las lesiones arteriales, obliga a obtener un segmento arterial de una longitud no inferior a 3-5 cm, y estudiarla a múltiples niveles.

3) Biopsia unilateral frente a bilateral. Un estudio retrospectivo de 908 biopsias de 758 pacientes muestra que la eficacia de la biopsia contralateral de la arteria temporal aumenta el rendimiento diagnóstico en un 3% 11 . Resultados algo superiores (6%) encuentran otros autores 10 y consideran que la biopsia unilateral, en general, es suficiente para confirmar o eliminar la posibilidad diagnóstica. Si existe una fuerte sospecha de AH o la biopsia inicial es equívoca debe realizarse la biopsia contralateral o tratar al paciente empíricamente.

Tratamiento de la perdida visual consecutiva a arteritis de celulas gigantes. Arruga J., Martinez J.Arch Soc Esp Oftalmol 2002 Dec;77(12):645-6. Texto completo Libre.

El único tratamiento de eficacia comprobada para la afectación visual en la ACG son los corticosteroides por vía general y el objetivo terapéutico es prevenir un mayor deterioro visual en el ojo afecto, así como la afectación del segundo ojo. En este sentido, son poco convincentes las descripciones existentes en la literatura respecto a una recuperación significativa de la visión con los corticoides en ojos afectados (1,2), ya que suelen hacer referencia a variaciones cuestionables de la agudeza visual sin aportar registros campimétricos. Por otro lado, este tratamiento conlleva posibles complicaciones sistémicas, como úlcera gastroduodenal, diabetes, hipertensión arterial, osteoporosis e infecciones oportunistas, y oculares, como catarata o glaucoma. No obstante, ante un paciente que ya ha perdido la visión, resulta prioritario evitar una mayor pérdida visual, a pesar del riesgo de los efectos secundarios a la corticoterapia.

Se suele empezar con 1-1,5 mg/kg/día orales de prednisona, o bien con la administración de 3-5 megadosis de metilprednisolona intravenosa en gotero (equivalentes a 1 g diario de prednisona).

Enfermedad cerebrovascular como primera manifestacion de arteritis de la temporal: presentacion de tres casos y revision de su patogenesis y tratamiento. Belenguer-Benavides A., Vilar-Cambies C., Geffner-Sclarsky D. Seccion de Neurologia, Hospital General de Castellon, Castellon, Spain.
Rev Neurol 2004 Aug 1-15;39(3):227-32. Texto completro accesible.

Introducción. La arteritis de células gigantes (ACG) es la forma más común de vasculitis sistémica en adultos, y presenta predominio por el sexo femenino. La incidencia de la enfermedad aumenta con la edad, y es de aproximadamente 70,1 casos por 100.000 habitantes en los pacientes mayores de 80 años. El infarto cerebrovascular como primera manifestación de una ACG es una presentación inusual y con muy mal pronóstico asociado, especialmente a nivel vertebrobasilar. Casos clínicos. Presentamos tres casos clínicos de pacientes con edades comprendidas entre los 70 y los 82 años, en los cuales se llegó al diagnóstico de arteritis de la temporal tras el infarto cerebral. En todos ellos los síntomas más frecuentes de la enfermedad (cefalea, claudicación mandibular, síntomas constitucionales, fiebre, sudor nocturno, astenia, anorexia o pérdida de peso) pasaron desapercibidos hasta el ictus isquémico. En uno de los casos la evolución del infarto cerebral produjo la muerte en las primeras 24 horas, mientras que se pudo iniciar terapia corticoidea en los otros dos, y presentaron buena respuesta inicial. En los tres pacientes se llegó al diagnóstico final tras estudio anatomopatológico de la arteria temporal. La presencia de VSG normal en uno de los casos no fue contraindicación para la realización de biopsia temporal. Conclusiones. La arteritis de la temporal es causa infrecuente de ictus isquémico. No obstante, debido a su pronóstico ominoso, es importante identificar los signos principales de la enfermedad y considerar a esta entidad en el diagnóstico diferencial del ictus isquémico en el anci

Bibliografía en Español

 




Subir